Todo está alineado para que alguien haga una oferta

La idea de que Twitter podría ser adquirida por otra compañía ha existido prácticamente desde los inicios de la red social, pero ahora los rumores sobre una posible compra han tomado mucha más fuerza que años anteriores. No es difícil de creer que estas especulaciones tienen algo de cierto: Twitter no está en el mejor de sus momentos, y lo que una vez fue una idea rechazada por sus líderes podría ser hoy la mejor solución para mantener la compañía a flote.

El regreso de Jack Dorsey como CEO de Twitter, históricamente un vocal opositor de vender la compañía, fue para muchos la última oportunidad de retomar el camino. Bajo Dorsey, Twitter se esforzó por presentar nuevas funciones y utilidades para mantener más interacciones con sus usuarios e incluso traer nuevas personas a la plataforma, pero es claro que los cambios no resultaron.

Ahora hay varias compañías que, según los rumores, se perfilan para comprar la compañía, que incluye por supuesto Twitter, la red social, y otras propiedades como Vine y Periscope. Salesforce, Disney y Alphabet (compañía madre de Google) son los principales nombres circulando los medios, y como resultado las acciones de Twitter subieron hasta 20% ante el prospecto de un nuevo dueño.

Sin embargo, también es cierto que esta misma historia se ha repetido antes, y Twitter ha permanecido independiente durante todo este tiempo. Uno de los mayores problemas que ha tenido la compañía es lo que muchos perciben como un valor inflado. Durante los últimos años en los que Twitter ha permanecido estancada, la compañía vio un bajón en precio, pero tan solo con los recientes rumores el nivel ha vuelto, lo que podría disuadir a los posibles compradores de hacer algún tipo de negociación.

Bajo estas circunstancias, algunos incluso han sugerido la posibilidad de que los rumores fueron fabricados simplemente para elevar el valor de la empresa, aunque esa línea de pensamiento, si no imposible, ciertamente cae dentro de una actitud un poco conspirativa.

Es un poco más interesante evaluar cómo se beneficiarían cada una de las compañías nombradas. En primer lugar, Salesforce parece la más fácil de descartar de entre las tres. Es cierto que se trata de una compañía rentable y con experticia en servicios digitales, pero mientras que Salesforce está completamente orientada al sector empresarial, Twitter es una plataforma 100% para usuarios individuales, y puede ser difícil encontrar una reconciliación entre ambas plataformas.

Alphabet, por otro lado, tiene mucho más sentido. Una hipotética adquisición de este conglomerado le abriría a Twitter las puertas de todo lo relacionado con Google, desde búsqueda, hasta Gmail y YouTube; sin mencionar la infinidad de recursos que tendrían a su disposición. El problema con Google es la legalidad del trato: podría no ser posible debido a regulaciones presentes en Estados Unidos.

Por último, Disney. Y por muy extraño que parezca, la unión de Twitter con la casa de Mickey podría tener mucho más sentido del que muchos creerían. Es importante recordar que Disney también es dueña de varios canales de televisión americanos, de los cuales el más prominente sigue siendo ESPN.

La televisión de los deportes todavía es un negocio gigantesco, pero ESPN ha visto una pérdida constante de suscriptores durante años; sin duda gracias a la reciente tendencia de “cortar el cable” debido a los crecientes servicios de streaming, entre ellos el mismo Twitter. Dicha adquisición podría ser la entrada de Disney al juego digital, algo que la compañía probablemente necesita.