Cómo el inbound marketing está cambiando nuestra vida - Komienza | Vive tu vida al máximo
La mejor manera de convertir extraños en clientes para tu negocio

¿Estás cansado de esas publicidades con productos que ni siquiera te interesan, pero pareciera que te persiguen y no te dejan tranquilo? Ya no te tienes que preocupar por eso. Todo este mundo está cambiando y para bien. Desde 2006, el inbound marketing es el método más eficaz para publicitar negocios en línea. Aquí te explicamos de qué va.

El concepto

Ya sea directa o indirectamente, todos conocemos qué es el mercadeo. Si buscamos en el diccionario, explican que es la técnica dedicada a analizar el comportamiento de los mercados y consumidores para promocionar y vender productos y servicios.

Por otro lado, el término inbound se refiere a las actividades donde la audiencia decide saber sobre el negocio porque le llama la atención tal y como newsletters, podcasts, videos; a diferencia del outbound que es el que conocemos como el mercadeo tradicional, donde la audiencia se ve obligada a conocer tu negocio mediante spam, comerciales en televisión, panfletos que te entregan por la calle, entre otros.

Lo chévere de esto es que a través de técnicas especializadas, específicamente el generar contenido interesante y de calidad en el momento, el medio y el target adecuado, el cliente no se va a sentir atosigado por la marca porque la idea es que se sienta atraído naturalmente hacia el producto. Así es como nace un estilo de mercadeo más amigable. Por algo lo llaman también love marketing.

¿Cómo surgió?

Este término fue idea de Brian Halligan, co-fundador y CEO de HubSpot, un sistema que incluye todas las herramientas necesarias para hacer inbound marketing. Cuando sacó su libro Inbound Marketing: Get Found Using Google, Social Media and Blogs impulsó a muchas empresas a integrarse en este nuevo mundo de la publicidad, consiguiendo el éxito que tanto esperaban.

Pero… ¿Realmente funciona?

Las estadísticas en cuanto este tema no mienten. Se hizo un estudio analizando los datos de 33 empresas de España que ponían en práctica esta técnica. Los resultados fueron claros y se llegaron a varias conclusiones:

  • El alcance de la marca aumenta
  • Va directo hacia el lugar, tiempo y target adecuado dependiendo del tipo de negocio
  • Incrementa las visitas de la página web
  • La base de datos de la empresa crece cada vez más
  • Mejora la imagen de la marca
  • Al cliente le gusta más este tipo de publicidad

Cómo todo esto cambió nuestra vida

Además de que ya no sufrimos tanto en internet cada vez que abrimos un link y de repente se abren otras mil pestañas más con publicidades que no nos interesan, nuestra experiencia en las redes sociales ha cambiado. Ya no se trata de cargarte de publicidad, ahora es facilitarte un botón que diga “Suscríbete”.

Y no, no es casualidad que después de ver algunos productos de tu interés en Amazon, de repente en Facebook te salgan sugerencias o sponsors que están relacionados. O si eres una persona que ronda entre los 20 y 30 años y te gusta viajar, probablemente se te presenten páginas de aerolíneas u hoteles baratos en lugares impresionantes.

Es inteligente. Es eficaz. Es lo máximo. Esta técnica analiza y descubre qué es lo que te gusta y luego te lo muestra de una manera sutil para que te sientas atraído por ella. Sabemos lo que estás pensando… Pero no te sientas víctima de este estilo de publicidad, realmente el inbound marketing nos ha hecho la vida más simple y nos ha quitado de encima esa información tan molesta que no nos importa ni un poquito.

En fin, la moraleja de todo esto es que el mercadeo tradicional puede llegar a quebrar en algún momento. Sin duda quienes hoy en día tienen el control son los mismos consumidores… Es decir, tú mismo eres el protagonista en la mercadotecnia. Y por lo mismo sabes que las prácticas impersonales y fastidiosas no van a llegar muy lejos dentro de algún tiempo.

Ahora, si te llamó la atención esta nueva técnica quizá quieras animarte a hacer este curso de inbound marketing. Sé parte de esta nueva era.