Nintendo 64 Classic Edition, por favor

La existencia del Nintendo NES Classic Edition no es una nueva noticia, pero ahora que nos acercamos al lanzamiento de esta pequeña consola es una excelente oportunidad para hablar un poco sobre las implicaciones de su llegada, tanto para la industria como para la misma Nintendo.

Para los que viven debajo de una roca y no saben de lo que hablo, el NES Classic Edition es una imitación oficial del Nintendo Entertainment System (NES), la primera consola casera de Nintendo que nos trajo clásicos como Super Mario Bros. y The Legend of Zelda. El Classic Edition tiene un par de diferencias a su versión original: es considerablemente más pequeño, para empezar (cabe en la palma de tu mano), y en vez de utilizar cartuchos vendrá con 30 juegos preinstalados que funcionarán mediante emulación. Es, básicamente, un relanzamiento de la consola con la premisa de “nostalgia” como su mayor atractivo.

NES_Classic_Retro_Blast_splash.jpg

El pequeño sistema utiliza viene con un control clásico que funciona con el puerto propietario presente en la familia de controles del Wii, y como su versión original, la consola tiene soporte para hasta dos controles a la vez (mandos adicionales se venderán por 10 dólares, aunque el Wii Remote y y control Pro del Wii U también funcionarán). La conexión es mediante HDMI, y además del puero mini USB de carga, no hay mucho más. El NES Classic Edition no tiene conexión a internet, almacenamiento adicional o nada parecido. Los 30 juegos incluidos son los primeros y últimos que verás. Y aunque eso podría decepcionar a muchos, al menos la lista incluye los básicos que todo NES debe tener (puedes ver la lista aquí).

Además del tamaño y la ausencia de cartuchos (que, a pesar del valor nostálgico, es definitivamente más conveniente), el Classic Edition también cuenta con un par de opciones de video. El modo “pixel perfect” es probablemente el que quieres, pues hará que los juegos se vean mucho más nítidos en comparación a sus presentaciones originales. Alta definición, básicamente, dentro de lo que cabe la palabra. Este modo muestra los juegos en un aspecto cuadrado, sin embargo, por lo que otra opción ofrecerá el formato 4:3 original con visuales menos nítidas. Por último, la dosis de nostalgia final: un modo que aplica un filtro CRT para que te acerques lo más posible a la forma en la que veías tus juegos hace 30 años.

El NES Classic Edition es una muestra de lo mejor que podría ser Nintendo, pero también un recordatorio de algunas de sus prácticas más fastidiosas. Específicamente, la compañía hizo énfasis en que el modo “pixel perfect” hara que los juegos se vean incluso mejor que en la Virtual Console del Wii o Wii U, en donde. Es una queja pequeña, realmente, pero ciertamente no deja la mejor impresión para algunos de los que ya hemos comprado títulos en esas plataformas, ambas más que capaces de ofrecer las mismas funciones (o al menos el Wii U).

NESclassic_Features_SCRNs_02-Modes.0.jpg

Aún así, dejando de lado esas pequeñas molestias, el NES Classic Edition es genuinamente un fantástico producto. Entusiastas dirán que han soñado con algo parecido desde hace mucho tiempo, y ahora lo estamos viendo hacerse realidad. Esto es Nintendo en su mejor comportamiento, y con suerte la pequeña consola tendrá un modesto éxito que nos llevará a ambas ediciones clásicas del SNES y N64. Crucen los dedos.

Algunos tendrán una opinión un poco más cínica y hablarán del “poco valor” que ofrece la consola. 30 juegos prehistóricos extremadamente fáciles de emular por un total de $60. Pero lo cierto es que no puedes ponerle precio a la experiencia de abrir la caja y encontrarte con este pequeño monumento, conectarlo a un televisor, poner el control en tus manos y hacer un pequeño viaje al pasado.