Twitter quiere luchar contra el abuso en su plataforma - Komienza | Vive tu vida al máximo

En un mal mes, Twitter se compromete a mejorar su mayor falla: el abuso virtual

Un poco demasiado tarde, pero mejor que nunca
Author:
Publish date:
twiter_articulo1.png

Este no ha sido buen año para Twitter.

La compañía se ha enfrentado durante el último par de meses a numerosos problemas que, por el momento, no han tenido ningún tipo de resolución favorable. Ya hemos hablado un poco sobre qué es exactamente lo que está mal con Twitter, pero incluso después de esa recopilación nuevas noticias han llegado; como el hecho de que Vine, la red social de vídeos de 6 segundos de la compañía, dejará de funcionar en los próximos meses. O que Twitter despedirá al 9% de sus empleados (unas 350 personas) para reducir costos y alcanzar rentabilidad para 2017 luego de que ninguno de las compañías interesadas en adquirir la red social avanzaran con la compra.

Al menos en el caso de Disney, una de esas compañías, un reporte sugirió que la compra no se concretó porque el problema de abuso y trolls de Twitter fue una preocupación mayor. Ciertamente, son preocupaciones con bases: en su afán por pretender ser una bandera de libre expresión, no es secreto que la plataforma se ha convertido en un ambiente frecuentemente tóxico y lleno de instancias de abusos.

Twitter ha funcionado con una completa negligencia en el tema  

Es por eso que la compañía prometió recientemente que hará cambios “significativos” a la plataforma en materia de política de seguridad y estrategia de control, algo que está empezando a cumplir con nuevas funciones para bloquear palabras específicas. La postura de Twitter da un poco de esperanza a los que aún disfrutamos de la plataforma, pero es un poco difícil despejar el escepticismo cuando analizamos la historia. Puesto de forma simple, Twitter ha funcionado con una completa negligencia en el tema, e incluso ha hecho promesas similares en el pasado con proyectos que no han llevado a ningún lado.

La presencia de trolls que practican abiertamente abusos como amenazas, lenguaje tóxico, racismo y más es un problema al que la compañía simplemente no se ha enfrentado directamente. Particularmente en el área tecnológico, muchos periodistas y figuras prominentes reciben una buena dosis de esa realidad ante un público que suele ser más activo en este tipo de plataformas y que, con sus actitudes pasionales y defensivas, crean una receta para el caos.

La industria de los videojuegos es probablemente el ejemplo más desagradable y efectivo de este argumento, cuando en 2014 se enfrentó un movimiento vago en concepción y descentralizado llamado Gamergate, que dio lugar a numerosas instancias de abuso y acoso digital a desarrolladores y periodistas de la industria, particularmente mujeres. Si bien Gamergate floreció en sitios como Reddit y 4Chan, la campaña vio su mayor punto de acción en nada más y nada menos que Twitter.

  Twitter no tiene a nadie más que culpar que a sí misma  

La situación de Twitter es especialmente frustrante porque este es un tema genuinamente serio, uno con el que muchísimas voces de peso, incluyendo la prensa, han expresado su descontento y decepción. Y aún así, durante todo este tiempo la compañía ha estado más enfocada en hacer cambios que aparentemente considera más importantes como cambiar los favoritos por likes, introducir un timeline algorítmico e introducir bots para que las marcas puedan usarlos como atención al cliente.

Si su problema de usuarios tóxicos arruinó las posibilidades de un mejor futuro, Twitter no tiene a nadie más que culpar que a sí misma. Las nuevas funciones son bienvenidas, pero tal vez algo tarde para una compañía que atraviesa el que es probablemente su peor momento.