¿Quieres ser un buen host? Tenemos la solución

Planear eventos es sinónimo de estrés. No importa si es uno grande o simplemente una reunión por tu cumpleaños… Probablemente termines muy estresado.

Y en ese proceso de cuadrar la comida, invitar a las personas o estar pendiente de que nada se salga de control, es ley que te olvides de disfrutar el momento.

¿Cómo puedes ser el host más tranquilo de la historia? Aquí tenemos algunos tips que tal vez quieras aplicar en tu próxima fiesta.

Planea con anticipación

Dependiendo qué tipo de evento y cuántas personas invitarás, planea con tiempo todo lo necesario: lugar, comida, bebida, música… Lo peor que puedes hacer es dejar todo para último minuto, sentirás mucho estrés y te arrepentirás de no haber pensado en todo con anticipación.

¿Nuestra recomendación? Ponte metas pequeñas y deadlines para cada una. Así será muy difícil que algo se te pase por alto.

Sé práctico

A veces simple es mejor. Tienes que ser realista y honesto contigo mismo… Si tienes un lugar pequeño, es obvio que no van a caber muchas personas. Si vas a planear tu fiesta de un día para otro, tal vez no tengas el tiempo suficiente para armar algo muy elaborado. Siempre pregúntate: ¿Qué es lo más sencillo? Y luego hazlo.

Mientras menos problemas, menos preocupación.

Cuadra tu equipo

Esta es nuestra parte favorita… Es mentira que todo lo puedes hacer tú solo. ¡Y para eso tienes a tus amigos! Crea un team que te ayude en la planificación del evento (De confianza y que no te vayan a dejar morir, por favor) y asignen tareas para cada uno. ¿Tienes algún amigo que le gusta la música? Que se encargue de las cornetas y de crear un buen playlist. ¿Otro que le guste la cocina? Que prepare algo sabroso y organice la comida. ¿Y ese amigo que no sabe para qué es bueno? Dale las llaves de la casa y que le abra a los invitados.

Trabajo siempre hay por hacer.

Tú tienes la última palabra

¿Sabes qué es lo entretenido de planear un evento? Tú decides todo. Elijes qué comida vas a poner, qué colores van en la decoración, qué bebidas van a haber, a quiénes vas a invitar… ¡Piensa en ti! Y lo que más te guste, eso será. No te preocupes por lo que otros pensarán de tus decisiones, con tal de que te sientas bien con ellas, todo estará bien.

Simplemente no olvides que es tu fiesta.  

Just relax

El día del evento, sé un poquito egoísta. Si bien es normal querer que todo el mundo la pase bien, también es importante que te tomes tu tiempo. Baila, come, bebe, habla con todos, ríete de tus amigos ebrios… No permitas que nada ni nadie arruine tu momento (Ese que tanto te ha costado, no solo tiempo sino dinero también). Mantén siempre la calma y disfruta.

Te lo mereces.  

A nosotros nos funcionó...