Si el muro fronterizo de Trump existiera, fuera de color rosa - Komienza | Vive tu vida al máximo
Pero no va a pasar, ya déjalo ir...

Ahora que Donald Trump es el presidente electo de Estados Unidos (A muchos todavía se les enreda la lengua al decirlo), las personas temen que todo lo que dijo en su campaña presidencial se haga realidad.

Entre los miedos y pesadillas, hay algo en particular en el to-do-list de the Donald que tiene a la gente inquieta… El muro en la frontera entre Estados Unidos y México para mantener a los “bad hombres” fuera, como él mismo dijo, está de primero en su lista de cosas por hacer.

No vamos a defender a ninguna de las partes, pero hay que admitir que la idea es un poco descabellada, aunque sus argumentos sean bastante válidos: tener unos límites fronterizos fuertes y eliminar las drogas en el país de una vez por todas.

Ahora, ¿cuál es el miedo que tiene todo el mundo? Esto no sería la primera vez que sucede… Si bien nadie quiere terminar como el Muro de Berlín (el cual logró su cometido al principio, pero terminó siendo derrumbado) o la Gran Muralla China (que no impidió el paso de varias tribus nómadas del norte), es una realidad que las personas se han encargado de exagerar y hacer un gran drama al respecto sin detenerse a pensar si realmente es posible. Everybody needs to chill.

El plan malévolo de Trump

¿Pero cómo va a hacer Trump para construir una pared en la frontera y que México la pague? ¿Es que acaso eso tiene algún sentido?

Su plan malévolo incluye obligar a México a pagar su construcción mediante amenazas… Hasta que no lo hagan, Estados Unidos confiscaría los pagos de remesas derivados de salarios ilegales, incrementaría la matrícula en las visas de diplomáticos o CEO’s mexicanos (o incluso cancelarlas), entre otras acciones en donde saldría verdaderamente perjudicado México.

Lo más probable es que no suceda

A menos que Trump sea tan buen negociante como dice ser, hay pocas posibilidades de que México quiera pagar por hacer el muro, sobre todo cuando aquello implicaría una humillación mundial. Incluso, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró que no lo iba a hacer. No existe una buena razón por la que los mexicanos pagarían por ello, los mismos tienen otro tipo de problemas más grandes de los cuales ocuparse. Así que por ahora no hay de qué preocuparse.

Se vale soñar con un muro de color rosado

Y si de verdad se tuviese que construir la pared en la frontera, sería de color rosado. Because why not? Los diseñadores de Estudio 3.14 idearon un muro de casi 2 mil millas al estilo del arquitecto mexicano Luis Barragan. Desde la Costa del Pacífico hasta el Golfo de México, la barrera estaría inspirada en el diseño de este señor que ha dejado el nombre de México en alto, rosado por su admiración hacia ese color.

En el wishlist de Trump, el muro tendría que ser hermoso, impenetrable y con una puerta, además con una prisión interna para los inmigrantes ilegales. Los diseñadores tomaron esto en cuenta y todo...

Con esto podemos dejar claro una sola cosa… ¡Nada de esto va a ocurrir realmente! El tema se ha convertido en un chiste en el internet y para el mundo entero, justamente lo que quería Trump. Ahora ya podemos continuar con nuestras vidas normales y corrientes y dejar a un lado la pesadilla del famoso muro.

Este artículo no necesariamente refleja la opinión de Komienza ni la de sus propietarios.