Una forma sencilla de organizar tus documentos - Komienza | Vive tu vida al máximo
¿Tu escritorio es una selva de papeles? Ya no más

Es difícil concentrarte cuando estás sentado en tu escritorio y los millones de papeles que tienes encima de él te incomodan y te molestan visualmente. Y ahí hay de todo… Recibos, ideas, pagos, recordatorios y hasta doodles.

Y como eso es básicamente un desastre, las cosas importantes o urgentes pasan desapercibidas porque se traspapelaron. Permítenos decirte: tienes que hacer algo al respecto. Es tiempo de organizar tus documentos. Sorry not sorry.

giphy (43).gif

Lo que necesitas

Además de paciencia y mucha fuerza de voluntad, tendrás que conseguir mínimo 4 carpetas de oficina. Pueden ser de esas sencillas de color amarillo o si eres más creativo, puedes diseñarlas a tu manera para reconocer cada una más fácil.

El proceso

Después de apilar todos esos papeles que crees inútiles de tu escritorio, debes separarlos por categorías. Lo recomendable es tener 4 carpetas:

Del día a día: en esta carpeta podrías colocar el número que copiaste del restaurante al que quieres ir pronto, la dirección de un amigo al que tienes que visitar, una canción que quieras descargarte y ese tipo de cosas que se te presentan en el día a día.

Lo importante: saber determinar entre lo urgente y lo importante es clave. Aquí colocarás todo lo que no necesitas en este mismo instante ocuparte, pero que en algún momento sí tendrás que hacerlo. Un trabajo que tengas que hacer, alguna cosa que deberías editar… Y así.

Pagos y recibos: con este paquete hay que ser muy cuidadosos. Cualquier recibo de internet, la factura de la dona que te comiste ayer y cualquier cosa relacionada a dinero es bienvenido aquí.

Inspiraciones: y nuestra carpeta favorita va para esa mente creativa que te inspira día a día y que no quieres perder. Aquí podrías guardar ideas que quieres desarrollar en un futuro, algo chévere que viste en internet e hizo que se te prendiera el bombillo o incluso una publicidad que viste que te interesó bastante.

¿Y ahora qué?

Una vez organizado y separado todos tus papeles, colócalos en un lugar visible y accesible de tu escritorio. De esta manera se encontrarán allí, pero no estorbando. Ahora, es importante que revises las carpetas de vez en cuando…

  • La carpeta del día a día deberías revisarla, como así se llama, todos los días. Como se trata de lo cotidiano, siempre habrá algo en ella.
  • La carpeta con las cosas importantes necesita ser revisada todas las semanas. No vaya a ser que te olvides de ella y algo se convierta en urgente.
  • Por el otro lado, la carpeta de los pagos y recibos échale un ojo una o dos veces al mes. Puedes hacerlo cada quince días y es una buena forma de estar al tanto de tus cuentas.
  • Y la carpeta de inspiraciones puede ser revisada cuando tú quieras. Si te provoca crear algo nuevo y explotar un rato la imaginación, no te olvides que tienes millones de papeles con ideas buenas que puedes usar.

Solo te tomará muy poco hacerlo y después con el tiempo te lo agradecerás.