Cómo el internet me regaló un pokémon que quería desesperadamente - Komienza | Vive tu vida al máximo
La gente buena existe

La historia que voy a contar ahora es una de las cosas más aburridas que jamás leerás en tu vida (si es que decides leerla en primer lugar).

También es una de las mejores cosas que me pasó este año.

Esta es una historia sobre Pokémon. Si me has leído antes, probablemente ya sabes que me gusta un poco. Tal vez demasiado. Así que: nerdiness incoming. Pero esta, en especial, es una historia sobre el internet, y sobre cómo las personas podemos ser fantásticas en realidad, a pesar de que las noticias tratan de convencernos de lo contrario todos los días. ¡Incluso en Reddit!

Todo esto empezó en enero. Por si no te has dado cuenta, este ha sido un año bastante grande para Pokémon. La franquicia cumplió 20 años en 2016, y The Pokémon Company ha ido con todo para celebrarlo. Hace apenas unas semanas, llegó la séptima generación oficial con Pokémon Sun y Pokémon Moon, junto a la nueva temporada del anime que acompaña cada nueva región. También vimos el re-lanzamiento de Pokémon Red, Blue, y Yellow para la Virtual Console del 3DS. Nos regalaron Pokémon Generations, un anime de historias cortas basadas en los juegos. Pero sin duda, la sensación más grande fue Pokémon Go, la prometida aplicación de realidad aumentada que busca consolidar la franquicia al mundo de los smartphones. A pesar de que ha bajado extremadamente en popularidad, y no necesariamente ha sido de lo mejor, Go fue un regreso histórico para Pikachu y compañía.

  los pokémon míticos son mucho más especiales porque no pueden obtenerse de ninguna forma en los juegos  

Entre los muchos eventos que The Pokémon Company anunció durante enero, el que más me emocionó fue la distribución especial de pokémon míticos durante todo el año. Para los menos versados en el tema, esto requiere de una pequeña explicación. Entre los muchos pokémon que existen, además de tus pidgeys, tus charmanders, y tus rattatas, también hay especies que son más raras. Los más reconocibles son los pokémon legendarios, como Mewtwo y Lugia. Pero por más exclusivos que sean, los legendarios pueden obtenerse en varios títulos de la serie (aunque solo uno por juego).

En cambio, los pokémon míticos son mucho más especiales porque no pueden obtenerse de ninguna forma en los juegos. La única forma de tener uno es mediante este tipo de distribuciones especiales. Y como suelo llegar tarde a la mayoría de los juegos, siempre me las perdía todas (de las pocas a las que tenía acceso, al menos). Lo de este año fue una completa anomalía, y estaba completamente exaltado por la posibilidad de poder agregar estos pokémon a mi colección; uno diferente cada mes, a partir de febrero, y empezando por Mew.

La cosa es que había un pequeño problema: además de simples descargas por internet, las distribuciones serían entregadas de forma física en tiendas de GameStop tras unos meses. Esto presentaba un desafío, en vista de que no vivo en Estados Unidos. Y a menos que fuese millonario, no podría ir una vez cada dos meses, solo para buscar un estúpido pokémon (si lo fuera, puedes estar seguro de que I would fucking do it). La buena noticia es que tengo una prima que sí vive en Estados Unidos. Estrategia: hacer acoso cibernético hasta que fuera a buscarme mi código en GameStop.

Esta estrategia funcionó. Hasta el mes pasado.

  Estaba a un simple código de tener todos los pokémon míticos... y lo iba a perder  

En noviembre, por razones más allá de mi control, no pude obtener el código para Genesect, el pokémon mítico de ese mes. No fue sino hasta el último día posible, el 24, que me di cuenta de que, realmente, no tenía forma de obtenerlo. Había agotado todos mis recursos, y estaba desesperado. Resulta frustrante porque este era el último mes. Ya en diciembre, tocaba una distribución por internet, así que no había problema. Estaba a un simple código de tener todos los pokémon míticos hasta ese punto, y lo iba a perder. Y entonces, recordé que Reddit existe.

Ahora bien, probablemente algunos pensarán “bueno, duh”. Pero no están tomando en cuenta que soy un completo noob de Reddit. No tengo pena en admitirlo. Aunque sabía que la gente solía regalar códigos a través de la plataforma, no fue una de las primeras ideas que vino a mi cabeza. Encontré la publicación dedicada a códigos de Genesect casi al instante en r/pokemon. En cuanto lo abrí, mi corazón se detuvo: una persona había publicado no uno, ni dos, sino ocho códigos de Genesect. “Happy Thanksgiving!”, decía el mensaje. Rápidamente, observé la hora. Había sido publicado hace solo 23 minutos. Corrí a buscar mi 3DS, coloqué Omega Ruby, y comencé a introducir los códigos, uno por uno, hasta que… ninguno sirvió. Ya todos estaban tomados.

Genesect no es un pokémon que me guste mucho, pero sí es extremadamente valioso

Genesect no es un pokémon que me guste mucho, pero sí es extremadamente valioso

Me quedé ahí unos segundos, mirando la pantalla. Me sentía decepcionado, pero no sorprendido del todo. Revisé el resto de los comentarios, y vi que la forma de regalar códigos variaba. Algunos lanzaban códigos al aire, que seguramente eran tomados en cuestión de segundos por personas actualizando la página cada minuto, con su 3DS en mano. Otros hacían preguntas como “¿Cuál es mi pokémon favorito?”, y el primero en adivinar recibía el regalo por mensaje privado. También estaban los más prácticos, como “Adivina un número del 1 al 100”. Me di cuenta de que las posibilidades de obtener a Genesect eran prácticamente nulas. Había chance de redimir el código por un par de días más, pero la distribución en GameStop en Estados Unidos ya había acabado.

  “¿Todavía no has recibido uno? Déjame saber pronto… tick tock tick tock”  

Entonces, jugué mi última carta. Fui al comentario original de los ocho códigos, e hice un reply entre las líneas de “¡No pude conseguirlo! Gracias de todas formas”. Tal vez, con algo de suerte, alguien mordería mi anzuelo (aunque realmenteme sentía así, me parece increíble que alguien se tomara la molestia de buscar ocho códigos para regalar). Nada pasó. Decidí irme a dormir, completamente resignado.

Al día siguiente, tenía una notificación en Reddit. Era un mensaje privado, que decía: “¿Todavía no has recibido uno? Déjame saber pronto… tick tock tick tock”.

Me contuve. No me dejé cantar victoria. “Tal vez es un cruel chiste”, pensé. Luego vi que el mensaje había sido enviado una hora antes. Me convencí a mí mismo de que, si no era un cruel chiste, me había tardado demasiado. Pero por supuesto, respondí más rápido de lo que puedes decir “¡Atrápalos ya!” (ugh, lo siento tanto por ese chiste). La respuesta llegó tan solo unos minutos después. Era el código.

Aún sin querer celebrar prematuramente, introduje con calma la combinación de números y letras en mi 3DS. Presioné “Aceptar”, y esperé. Luego de unos segundos, apareció el mensaje: “Este regalo ya ha sido distribuido”. Todo había sido un cruel chiste.

Je, mentira. Sí funcionó. Fui la persona más feliz del universo. Y mi Genesect y yo vivimos felices por siempre. Con eso, quiero decir que lo boté a una de las cajas de la computadora, y no pienso sacarlo de ahí nunca.

Ah, el rush de ser un entrenador pokémon...