PxPixel
El engaño de la memoria colectiva o el Efecto Mandela - Komienza | Vive tu vida al máximo
¿Era Looney Tunes o Looney Toons?

Una noche, hace no mucho, me encontraba jugando Monopoly con mis primos, era una de esas típicas noches en las que se llevaba a cabo una lucha entre titanes. En una de esas, mi primo (licenciado en manipulación) me hizo una propuesta que mi ego no pudo rechazar: si quería conseguir la única propiedad que me faltaba para comenzar a “construir mis casas”, debía contestar una simple pregunta con los ojos cerrados: ¿El muñeco del juego de Monopoly lleva monóculo? “Sí”, contesté. Me parecía una pregunta estúpida porque obviamente sí, lo tiene, mi primo estalló en risas. Cuando abrí mis ojos, vi el centro del tablero y mi derrota fue inminente. El bendito muñeco no lleva monóculo. Mi respuesta me costó mi dignidad y mi inmunidad al bullying por el resto del juego.

Toda mi vida había creído que Mr. Monopoly llevaba monóculo, así que acudí a mi buen amigo Google para encontrar respuestas. Apareció un término que me llamó mucho la atención y explica la razón de mi fracaso. Perdí mi oportunidad de ganar por haber sido víctima del Efecto Mandela.

WTF is dat?

Dicho término nació en el 2005, cuando una blogger e investigadora de fenómenos paranormales, Fiona Boomer, estaba conversando con un grupo de personas y surgió el tema del renombrado político Nelson Mandela. A Boomer le sorprendió mucho escuchar a estas personas hablar de él como si estuviese vivo, porque ella juraba que había muerto en prisión años atrás. Este hecho habría pasado desapercibido si otras personas no hubiesen expresado exactamente lo mismo, pensaban que Mandela había muerto y, no sólo eso, sino que creyeron haber visto las noticias en la televisión, e incluso, haber sido testigos de su funeral. Pero, ¿cómo es eso posible?

El Efecto Mandela es un fenómeno social producto de una concepción errónea acerca de un hecho o tema. En castellano: tu memoria se ha burlado de ti.

A partir de entonces, en internet y en las redes sociales se comparten diversas teorías sobre este extraño tópico que, al parecer, ha sido bastante frecuente en varios eventos de importancia mundial y de la cultura pop.

Ajá, ¿cuáles otros?

  • Recuerdas al famoso presidente John F. Kennedy, ¿correcto? Una de las cosas más memorables de Jack fue su lamentable muerte. Recibió varios disparos a distancia en un auto en Dallas, Texas. Pero, ¿recuerdas cuántas personas había en ese carro? Probablemente digas que eran 4...Wrong! Porque eran 6 personas que estaban con el presidente cuando fue víctima del impacto de balas.
jfk_car
  • En la famosa escena de Risky Business en la que Tom Cruise baila solo en su casa “Old Time Rock’n Roll”, ¿lleva lentes de sol? Pues, querido amigo, no los lleva. En todas las recreaciones de esta escena siempre verás que usan lentes cuando en realidad es mentira. Chan chan chaaaaan
risky_business
Niles-Dancing-Risky-Business-On-The-Nanny
  • ¿Ser o no ser? ¿Calavera en mano o no?... Nop, tampoco es correcto. Hamlet en ningún momento tuvo una calavera en sus manos al momento de pronunciar esta épica línea. Esa es la cuestión.
to_be_or_not_to_be
  • Esta sí debo admitir que me sorprendió. Siempre que te imaginas al robot fastidioso de Star Wars, C-3PO, apuesto a que tienes una imagen completamente dorada de él, cuando en realidad tiene la mitad de una pierna plateada. ¿Lo habías notado? I don’t think so...
giphy (6)
c3po
  • Y ya que entramos en el tema de Star Wars, la escena más recordada de toda la franquicia es en la que Darth Vader le confiesa a Luke Skywalker que es su padre. Pero, ¿dice ”Luke, I am your father”? ¿Estás seguro? ¿Seguro segurísimo? Wroooooong! (Estoy empezando a disfrutar esto). Dice “No, I am your father”.

Y existen muchísimos más.

¿Engaño de la mente o conspiración masiva?

Hay muchísimas y variadas teorías que respaldan este fenómeno social, van desde la atribución a un error de difusión, como el juego del telefonito en el que se distorsiona un contenido o mensaje, hasta unas razones un poco más disparatadas. Resulta que es posible que nuestra mente sea una red de mundos paralelos, algo así como la matrix, y que el Efecto Mandela sea el producto del salto entre estos mundo alternativos.

Otros creen que se trata de una conspiración de la CIA y que son culpables de modificar los registros de varios hechos y así hacernos creer que pasaron de una forma cuando en realidad pasaron de otra (como colocar más personas en el auto de John F. Kennedy). O tal vez es el trabajo de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (mejor conocida como CERN), a quienes se les acusa de alterar las líneas de nuestra realidad e insertarnos en un universo paralelo.

Aún no se tiene la certeza de por qué ocurren estos lapsos mentales colectivos, sólo sé que ahora mi primo se cree el rey del Monopoly por culpa de este Efecto Mandela y de este tonto dibujo:

monopoly_guy