PxPixel
¿Qué es un chinazo? Un psicólogo traumado nos lo enseña - Komienza | Vive tu vida al máximo
¡Aaaaay!

Admitámoslo, siempre le sacamos el doble sentido a todo, y parece que lo hacemos con más frecuencia cuando alguien dice algo y se interpreta de otra forma indecorosa merecedora de chistes, burlas y cualquier calificativo digno de un chinazo. Sí… así se le llama en Venezuela. ¿Por qué pasa? Un psicólogo nos responderá estas preguntas.

No quiso revelar su identidad porque tiene traumas desde el colegio, siempre lo “chalequearon” porque su nombre completo es alusivo a cualquier tipo de falo. Hoy es psicólogo y se vengará de los malpensados.

Bienvenido, tome asiento. ¿Puede explicarnos qué es el chinazo?

-Es verdad que los venezolanos somos muy bromistas, cuando se trata de sexo, más aún. El denominado chinazo, como se le llama en Venezuela, es el doble sentido que va cargado con fuertes contenidos sexuales. El sexo es un tema tabú y la risa es una manera de manifestar algo que forma parte de la psique pero que abiertamente no puede manifestar por diversos motivos.

¿Entonces estaríamos hablando de gente con carencias?

-Puede ser. Recordemos que el chiste es inherente en el ser humano. De hecho, Freud escribió un libro que habla del tema. Ese no es el problema. Si tú dices algo con una intención específica y otra persona la interpreta con otro fin, como el sexual, significa que esa persona puede padecer de adicción al sexo y quiere fornicar contigo, también ser alguien completamente confianzudo que busca obtener respeto de ti. Es decir, si lo hace frente a alguien a quien quiera demostrar autoridad y tú le pareces una persona débil, es muy probable que lo haga con ese fin. Por lo menos a mí me lo hacían para irrespetarme. Claro… mi nombre se prestaba para mucho. Me decían que mi nombre era un chinazo viviente.

Jajaja… perdón. Mencionó algo interesante: adicción al sexo.

-La adicción al sexo existe. Nunca falta la persona que le halla doble sentido a algo donde no lo hay. Por ejemplo si alguien dice “quiero comer huevo” inmediatamente la mayoría se traslada al pene porque como bien sabemos en Venezuela suena muy parecido a como llamamos coloquialmente al pene. Es una casualidad lingüística, pero la connotación es lo digno de analizar. Se estima que de 1 a 10 personas, 8 son adictas al sexo. Es como un toxicómano, cuando no consigue con qué satisfacerse, busca la forma de hacerlo a través de otro tipo de droga. Así pasa con los chinazos. Hay gente adicta a ellos porque en realidad carecen de sexo o son masturbadores frecuentes. En especial los hombres.

¿Y qué hay de las mujeres?

-Ese caso también es interesante. Resulta que entre mujeres el sexo es muy recurrente en las conversaciones. Ellas lo hablan más abiertamente sin necesidad de decir cosas con doble sentido. Todo cambia si se dirigen hacia un hombre porque buscan ser pícaras. Ese es otro punto. Los chinazos son frecuentes en los hombres. También en mujeres masculinizadas.

Gracias por su tiempo, doctor. Finalizó la entrevista por ahora. Es hora de irse. ¿Puede darnos la cola?