Los heterosexuales no son los únicos en dar buenos ejemplos

Desde sus inicios, la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) ha tenido participación constante en los medios de comunicación. Durante las décadas pasadas, fuimos testigos de la ridiculización de los diferentes gustos sexuales y, por supuesto, su estereotipación. La televisión fue unos de los que más proyectó esa imagen, mientras que el cine, al menos en los últimos años, ha sido una herramienta para hablar de la diversidad sexual de otra forma.

Precisamente, esa “otra forma” es la humana; es decir, la transmisión de emociones. Y ojo, nada que ver la lástima. Es lo peor que le pueda pasar a un movimiento. Es una realidad en algunas producciones audiovisuales. No se trata de emitir propaganda, sino de darle un espacio a la comunidad LGBT como se le da al concepto de familia, tradición y la heteronormalidad.

Es común ver a un Adam Sandler que disfruta una vida junto a esposa e hijos. Admitámoslo: todas sus películas son así. Eso, o de un drama de amor prohibido por diferencias de clases sociales. En fin, los heterosexuales no son los únicos que se enamoran, entristecen y luchan.

Es cierto que la realidad de la diversidad sexual tampoco escapa de hechos que se han prestado para el estereotipo. Por ejemplo, la actividad sexual abierta es una, y el cine también las ha tomado para recrearlas en historias. ¿Acaso no hay padres como Adam Sandler que traicionan los valores del núcleo en que se encuentra? Eso jamás lo veremos en sus películas porque ese no es el mensaje. La pregunta es: ¿Por qué sí lo es cuando se trata de una entre homosexuales, transexuales, bisexuales y demás atracciones físicas y sentimentales entre seres humanos?

Bueno, dejémonos de tanto drama. Mejor presentemos 3 películas que han involucrado el sexo en un tercer plano, además de otros aspectos como el rechazo, la lucha, y los buenos ejemplos, que también fueron tomados en cuenta:

Milk (2008)

Recrea la vida del político y activista estadounidense Harvey Milk,quien se convirtió en la primera persona abiertamente homosexual en ser elegido para un puesto en el sector público de Estados Unidos. Su título de Supervisor de San Francisco fue una esperanza para la homosexualidad, como se les generalizaba en ese entonces a la personas “descarriadas” de la sociedad.

En la película, ganadora de dos premios Óscar como mejor actor y guión, se ve la evolución política de Milk, aunque lo que en realidad busca es la igualdad de los derechos civiles para todos. Ganar las elecciones es uno de los primeros pasos; los siguientes serían que la sociedad reconociera la homosexualidad no como una enfermedad o anomalía, sino como una condición natural. Tal idea lleva al personaje atravesar diferentes sucesos que marcarían la historia.

Cheila, una casa pa’ Maita (2010)

Esta película venezolana demuestra el grado de intolerancia en Venezuela. La pobreza también invade las mentes, y es lo que pasa con el entorno familiar de la protagonista, Cheila, transgénero que está a punto de ser transexual. Ella estudió una carrera universitaria pero, como no puede ejercer por su condición, se ve obligada a trabajar en varios oficios ajenos a ella. En vista del poco éxito, se va hacia Canadá, país donde reúne dinero para comprarle una hermosa casa a su mamá.

Eso no sirve ni de excusa para ser respetada por su familia. Algunas escenas son evidencia de ello. Por ejemplo, cuando el hermano de Cheila se molesta por la presencia de sus amigos “raros” en la casa, y ella le responde que no tienen nada de malo, así como cuando sus parientes hombres visitan el prostíbulo, le pegan a sus parejas, se emborrachan o no trabajan. Esta manifestación representa que hay sectores en la sociedad que aceptan lo que otros ven moralmente inaceptable. ¿Quién no ha escuchado la frase popular “prefiero que sea delincuente a que sea maricón”? El film sabe cómo cuestionarla gracias a la protagonista, quien demuestra que no se necesita ser un hombre en el sentido estricto de tal definición para ganarse el dinero honradamente, y ser una persona que aporte a la sociedad.

Imagine Me & You (2005)

Pongámonos un poco más melosos. No todo es una lucha social; también existe el amor, y esta película inglesa es ejemplo de ello. Rachel y Luce se enamoran a primera vista, a pesar de que una celebrando su boda con un hombre. Tranquilos, la historia no acaba allí.

Rachel se casa, pero distintos sucesos la hacen comprender que su matrimonio no está funcionando. El sentimiento de culpa, como la negación de su atracción hacia una mujer, se convertirá en uno de los giros de la película. El título se debe a la canción del grupo The Turtles, un tema que evoca el amor apenas la escuchas. Así pasa con esta historia; las relaciones sentimentales son humanas sin distinciones de ningún tipo.