3 vehículos clásicos que aparecen en películas - Komienza | Vive tu vida al máximo
Son tan protagonistas como los que conducen

El vehículo ha sido uno de los inventos más importantes del mundo, y surgió por la necesidad de transportarse, al igual que otra: entretenerse. El cine fue otra obra del ingenio, ya para la mitad del siglo pasado ambos ya eran habituales en la vida de nuestros abuelos. Con el carro, te diriges hacia una sala para disfrutar de una película, o al menos vas en uno a comprar un snack para ver en casa la que descargaste; incluso puedes escribir el guión de ese trayecto.

¿No quieres?

Bueno, nosotros armamos una lista de automóviles clásicos que aparecieron en películas.

Impala convertible quinta generación (1971) - Miedo y asco en Las Vegas

Para esa época, la Chevrolet había rediseñado el cuerpo de sus Impalas, y fue el de la quinta generación el de mayor longitud. Comprarlo era un lujo, al igual que era sinónimo de paseo y estilo. Por supuesto, las mejoras en velocidad no se hicieron esperar, se le añadió el motor V8 con 365 caballos de fuerza. ¿Será que gracias a eso fue el modelo más vendido de la empresa?

Esa pregunta la pudiera responder Hunter S. Thompson, escritor de Miedo y asco en Las Vegas. En su novela, el protagonista llamado Raoul Duke recorre solitarias carreteras para llegar a un destino, lo acompaña su amigo y abogado, Dr. Gonzo. Ambos viajan rápidamente bajo un excesivo consumo de drogas alucinógenas, la marihuana era cosa de niños. La historia fue publicada en dos volúmenes en la revista Rolling Stone, y luego se convertiría en una innovación para el periodismo de ese entonces, algo que hoy es conocido como inmersión.

Thompson junto a su carro y mascota

Thompson junto a su carro y mascota

Los personajes aparecen en un fragmento de Rango, y el vehículo también (2011)

Los personajes aparecen en un fragmento de Rango, y el vehículo también (2011)

En 1998, una película recrea las vivencias de nuestros drogadictos personajes, interpretados por Johnny Depp y Benicio del Toro. Sin el Gran Tiburón Rojo, como apodan al Chevrolet, Duke y Dr.Gonzo no hubieran podido experimentar todo tipo de lugares y situaciones donde la droga controla sus acciones y consecuencias, las cuales eran lo peor en su mayoría. Sin ese carro no podrían analizar la vida en Estados Unidos y el “sueño americano”.

i001955

Volkswagen Combi T2 (1967) - Little Miss Sunshine

El sueño de todo hippie: una camioneta de este tipo para recorrer el mundo y fumar hierba. Hasta finales de los sesenta, el modelo era producido en Alemania pero en Brasil fue donde se fortaleció en 1975, luego Argentina y México entraron al mercado; para esa época ya fue todo un hito.

La Combi cuenta con una ventana delantera fácil de abrir y cerrar, pero cuando la descuidas te puede abandonar, aunque te lleve hasta donde quieras. Así le pasó a la familia Hoover en la película ganadora de dos premios Óscar, Little Miss Sunshine (2006).

Cuando la pequeña Olive se entera de que participará en un concurso de belleza para niñas, no deja de gritar por la emoción. Ella forma parte de un grupo familiar inusual, nada que ver con el modelo a seguir: la madre trata de sostener el peso emocional de todos y trata de apoyarlos, el padre cree en el éxito y no lo aplica en su vida, el abuelo inhala cocaína, el hermano lee a Nietzsche y es silencioso, y el tío es un homosexual que intentó suicidarse.

Todos deciden acompañar a la niña y deben llegar al lugar de la próxima entrega de Little Miss Sunshine. Ella parece ser la única esperanza de la caótica familia a pesar de saber que no tiene la mínima oportunidad por ser gordita y poco femenina.

La Combi no sólo es el vehículo ideal para que un grupo de este tamaño y poca entrada económica pueda atravesar el país, sino para filmación de la misma película. El guionista tenía uno y le parecía práctico por su alto techo y retrovisores óptimos para trabajar bien con la cámara, se utilizaron cinco modelos para cubrir ciertas necesidades técnicas, algunas ni contaban con motor y eran remolcadas al momento de decir “¡acción!”.

little miss sunshine

Definitivamente esta camioneta es un personaje más, con todas sus fallas en el claxon, embrague o la puerta de salida; unió a una familia poco convencional. Al final, eso es la familia: unión. ¡Qué bonito! ¡Qué bello! Además da una lección, que no sólo sirve para fumar hierba.

Sunshine

Ford Torino (1972) - Gran Torino

En el 72, el modelo del Torino cambió en algunas cosas, más que todo en la fachada y su largo capot. Otros retoques, como en el paragolpes, hicieron que fuera más ancho, aparte de incluirse nuevas manijas en las puertas y sus respectivas barandas de protección. El guardabarros lucía agresivo, perfecto para alguien de personalidad ruda e intimidante.

Walt Kowalski, un veterano de la guerra de Corea, lo compró y cuidó como si fuera un hijo. Él vive solo en una comunidad que últimamente ha sido “invadida” por inmigrantes asiáticos: algunos inseguros y blandos como Thao, son acosados por algunos delincuentes de la misma raza, uno de ellos le obliga a robar el Torino para que entre en la banda y él acepta, pero el señor Kowalski se da cuenta y saca su escopeta, por suerte no mata a Thao. Como él no es delincuente por excelencia pero sí dominado, su madre y hermana lo obligan a pedirles disculpas al anciano. La forma de retribuir su error es trabajando para él y, a partir de allí nace una amistad entre ambos personajes.

Uno de los trabajos de Thao

Uno de los trabajos de Thao

El rudo y poco amigable Kowalski aprende una lección y logra vivir en paz, pues los sucesos de la guerra y la reciente muerte de su esposa lo convirtieron en un hombre ácido y solitario. Pero gracias al Torino, logra conocer a Thao, quien demuestra que no todos “los amarillos” son malos. Al final, el joven recibirá un preciado regalo que no pidió pero sí quiso desde siempre.

La actriz que interpreta a la hermana de Thao, posando con el Gran Torino

La actriz que interpreta a la hermana de Thao, posando con el Gran Torino