Todo un loquillo

Adam Sandler es un actor que no se preocupa por variar los personajes que interpreta en sus películas y, aún así, a muchos nos despierta empatía, risa y hasta algunas lágrimas. Desde joven le ha dado al mundo una buena dosis de comedia. Los filmes de este sujeto no requieren de un extenso análisis, basta con reírse. Ese es su trabajo y a sus 50 años lo ha hecho bien.

En todas las historias encarna a un sujeto astuto, rudo y bueno con mujeres hermosas. ¿Será que es así en la vida real? Bueno, no lo conocemos ni lo juzgaremos, al menos no en este artículo. Lo que sí haremos es presentar algunas de sus mejores películas, y decimos “sus” porque no solamente ha participado en el rol actoral, también en otros relacionados a la producción ejecutiva y guión.

Todo un artista integral…

Happy Gilmore (1996)

Distribuida por la Universal Pictures, éste es uno de los primeros largometrajes de Sandler que vale la pena. Cuenta la historia de Happy Gilmore, un muchacho que jura ser un un buen jugador de hockey pero que no sabe ni patinar. Su abuela, el único pariente que tiene con vida, está a punto de perder su casa por morosa. Cuando inicia la mudanza, Happy encuentra unos palos de golf y, por una tonta apuesta, se da cuenta de que es talentoso para ese deporte de “viejos culones”, como dice.

El protagonista, de mala gana, participa en un torneo de golf para ganar dinero y recuperar lo perdido. Golpea a más de uno, incluyendo a un cocodrilo, pero no a su enemigo, Shooter Mcgavin, quien es realmente un viejo culón que se siente amenazado por el joven talento. Al final se queda con la chica ardiente, a quien pudimos ver en lencería gracias a una fantasía de él (no cuenta como spoiler porque no es una historia de amor, es de groserías y situaciones alocadas en un lugar aburrido como lo es un campo de golf).

Escenas como las de Happy “fornicando” cualquier objeto en sus respectivos lugares de trabajo son algunas de las más merecedoras de risa. De hecho, así comienza la película. Si no la has visto, te invitamos a hacerlo.

GTY_HAPPY_GILMORE_150305_DG_16x9_992
7989f7fa-e630-4799-95c9-308893b4afb6

Mr. Deeds (2002)

Para ese año, el actor ya era más que conocido en el mundo de la comedia, de hecho, ya estaba oficialmente conformada su productora Happy Madison. ¿Quién es el sujeto que aparece en las instrucciones de todas sus películas? Su padre. Pero hablemos de la película. Longfellow Deeds vive en un pueblo, es dueño de una pizzería y todos lo quieren. Su vida es sencilla pero todo cambia cuando se entera de que su tío abuelo, un multimillonario, muere congelado. Es el único pariente y le corresponde la herencia de la compañía. En la mansión, donde ahora vive, conoce a una serie de personajes curiosos y despreciables: como un accionista que quiere quitar a nuestro protagonista del medio.

La historia le llama la atención a una reportera amarillista (Winona Ryder) pero toda cambia cuando se da cuenta que Deeds es un buen chico, pero ella la ha embarrado y hace todo lo posible para recuperar a su tosco y engañado novio.

Escenas donde Deeds golpea a unos clasistas, activan la catarsis.

mr_deeds_620x348_0

Como si fuera la primera vez (2004)

Conquistar a la misma chica más de las veces que pueda recordar parece todo un reto para Henry Roth, un mujeriego biólogo marino que se enamora de Lucy, una hermosa chica que vive en Hawai. En el primer encuentro hay una conexión pero todo cambia el día siguiente, cuando Lucy lo olvida porque su cerebro borra todos los recuerdos por un accidente que sufrió.

A pesar de esto, Henry decide conquistarla todos los días sabiendo que ella lo olvidará. Esto parece cursi, y lo es, pero el efecto “Sandler” atrae a los grinch del amor gracias a escenas como las de la compañera (¿o compañero?) de trabajo del protagonista, cuando es bañada en vómito por una morsa. 

historia-real-700x329

Click (2006)

No todo en la vida puede ser risas, y Sandler mezcló el drama con la comedia en esta película, que es considerada por muchos fans, como una de las mejores. El personaje Michael Newman es un ocupado arquitecto que no les presta mucha atención a su ardiente esposa y a sus dos hijos encantadores.

Un día va a una tienda para comprar un control remoto universal para todos los aparatos de su casa porque no tiene tiempo ni para encender el aire acondicionado manualmente, y conoce a un extraño sujeto que le ofrece uno. Él lo acepta y, literalmente, comienza a experimentar que el control “controla” todo a su alrededor, incluso el tiempo. Sin embargo, esto le trae problemas. Se divorcia de su esposa, sus hijos ya no son tan encantadores pero eso sí, se convierte en uno de los arquitectos más afamados de la gran compañía donde trabaja.

La muerte de su padre le hace retroceder con el mando la última que lo ve. Es una de las escenas más sentimentales de la carrera de Sandler.

click-008

Y los declaro marido y Larry (2007)

Esta película, que protagoniza junto a Kevin James, es la primera donde habla abiertamente del tema homosexual. Lo hace magistralmente a través de diálogos dignos de una buena comedia. Todo comienza cuando Larry (Kevin James), mejor amigo y compañero de Chuck (Adam sandler), quiere brindarle a sus hijos un buen seguro de vida pero su condición de viudo lo imposibilita. Se le ocurre pedirle a Chuck que se casen para poder hacerlo.

A medida que la historia va cobrando fuerza, la crítica al sistema es evidente. Un abogado del Estado les hace la vida imposible para demostrar que su casamiento es falso. A pesar que Chuck es un mujeriego (otra vez Sandler), se sensibiliza con la causa, pero más por su sensual abogada, de quien se enamora.

El momento del juicio es uno de los más emotivos.

68176_901x600