Los viejos son los mejores

Lo sabemos, cinco capítulos no son suficientes para hablar de los Simpsons, pero estamos seguros de que al menos uno será de tu agrado y eso ya es mucho para nosotros. Las travesuras de Bart, los discursos efusivos de Lisa, la inestabilidad de Homero y la paciencia de Marge han hecho de esta serie animada un clásico de la televisión.

The Simpsons está cerca de las 30 temporadas, pero como dice Bart: “¿Qué pasó contigo? Antes eras chévere”. Claro, si los guionistas se quedaban con la misma fórmula que consistía de humor ácido, irónico y sarcástico, junto a situaciones absurdamente brillantes, tal vez el programa iba a ser gris y repetitivo, como dijo una vez Marge. Tal vez tuvo razón, pero los que se criaron con los viejos episodios suelen preferirlos frente a los más recientes.

Éste no será un artículo que comparará los nuevos con los clásicos, pero lo mencionado sirve para justificar por qué muchos prefieren la época dorada de la serie y una muestra serán los siguientes episodios:

El mal vecino (Temporada 7, 1996)

Homero, como buen personaje que necesita la atención de todos, siente celos por la llegada de un nuevo vecino que resulta ser nada más ni nada menos que el ex presidente George Bush (padre). Todo comienza cuando Bart, actuando alegóricamente como Daniel el Travieso, destroza las memorias del molesto señor quien no duda en darle unas palmadas. Esto despierta aparentemente la furia de Homero, iniciando una guerra entre ambos vecinos.

Campo Krusty (Temporada 4, 1992)

Campamento Krusty, el lugar más “krustyvertido del planeta”, como dice un anuncio de madera. Esa es la entrada de un aparente lugar donde Bart y Lisa pasan una de las mejores vacaciones de sus vidas, pero todo cambia cuando poco a poco se dan cuenta de que todo parece un campamento nazi. A pesar de tal descripción, el humor no se hace esperar gracias a las referencias culturales del episodio, como la de Bart cuando imita a Marlon Brando en la película Apocalypse Now.

Homero en el espacio profundo (Temporada 5, 1993)

Cuando homero rompe la bolsa de papas fritas en una nave que atraviesa el espacio; definitivamente vale la pena verlo más de una vez. Un Buzz Aldrin y James Taylor le advierten que no lo haga, pero nuestro impulsivo personaje los ignora y comienza a devorarlas al compás de la pieza El Danubio azul, de Johan Strauss.

Viva Ned Flanders (Temporada 10, 1999)

Un Ned Flanders ebrio y casado en Las Vegas, es lo que se ve en este episodio. También a The Moody Blues haciendo lo suyo y a un Homero como siempre, cagándola. Marge y Maude se enteran de las nuevas esposas de sus maridos, que lucen como todas unas prostitutas.

El día que murió la violencia (Temporada 7, 1996)

Este episodio no tiene desperdicio gracias a Chester J. Lampwick, un dibujante de principios del siglo XX que ahora es un vagabundo gracias a que le robaron la idea de una serie animada que es un gran éxito. Le gusta el hígado encebollado, quiere una casa de oro y un auto cohete, y además nunca terminó sus trabajos a cambio de comida “rancia”.

¿Ven por qué los viejos capítulos mandan?