Vamos a sincerarnos de una vez por todas

Si algo he aprendido a lo largo del tiempo en el colegio y en la universidad es que tener un to-do list puede ser algo muy tricky. Desde pequeña me enseñaron a tener esta pequeña lista (ok, a veces no tan pequeña) que lleva un registro de las cosas que tengo por hacer, las que están en proceso y las que ya cumplí. Pero entre lo nuevo que ha surgido en este ámbito, como el Bullet Journal y otras técnicas de organización sencilla, me he dado cuenta de que me miento a mí misma anotando cosas que sé que no voy a cumplir.

Giphy

Giphy

Se ve tan fácil… Escribir en un papel las cosas que tienes que hacer, pero no, no es así. Algunos autores expertos en el tema, como lo es Paula Rizzo, aseguran que el problema con estas listas es que no sabemos cómo crear una que sí funcione.

Por eso mejor vamos a seguir sus consejos, pero en vez de decirte qué es lo que tienes que hacer para tener un to-do list perfecto, preferimos decirte lo que no tienes que poner en ellas nunca para que realmente funcione.

Algo que te tome pocos minutos

Si sabes que te vas a tardar tan sólo cinco minutos en hacerla, ¿para qué perder el tiempo anotándola? Más bien, asegúrate de completarla en ese momento y deja que otras cosas más difíciles o importantes llenen tu lista de cosas por hacer.

Algo que sea para mucho después

Si tienes que hacer una meta, pero todavía faltan semanas o meses para completarla, es mejor que no la agregues a la lista. Normalmente este tipo de tareas quedan en el fondo de la lista y es estresante verlas allí sin poder tacharlas.

Algo que alguien más puede hacer

Te presento la palabra que te va a ayudar por el resto de tu vida: delegar. Personalmente, este punto era el que más me costaba realizar ya que prefería hacerlo todo yo, hasta que me di cuenta de que es imposible solo. Pide ayuda y delega a otros algunas tareas, es la mejor manera de guardar tiempo y, si es la persona indicada, lo más probable es que lo haga mejor que tú.

Algo que ya sea habitual para ti

Si una tarea ya se convirtió en un hábito, no te molestes en anotarla en tu lista, ya tu mente sabe que tienes que cumplirla aún cuando no esté escrito en un papel.

Algo que siempre anotas, pero nunca cumples

No te mientas a ti mismo, si sigues escribiendo la misma tarea una y otra vez, pero no consigues completarla… Elimínala. Y no te preocupes, no va a ser el fin del mundo.

Finalmente, la clave de todo esto es anotar lo importante (también realista) y no dejar que se convierta en una lista interminable de no sé cuántas páginas, con cosas que simplemente no vas a cumplir.


Get your shit together, y buena suerte.

pen-calendar-to-do-checklist