Pues bienvenidos al grupo, porque ahora la política invade el mundo de la ciencia

Todas las semanas tenemos noticias nuevas provenientes de los EEUU. Desde que llegó Donald Trump a la Casa Blanca, no han parado los titulares. Ciertamente, son muchos los que hablan mal de él. Esto se debe en su mayoría a las medidas un tanto controversiales que Trump quiere tomar en relación a ciertos temas delicados para la sociedad, como lo es el aborto, la inmigración y el tema del terrorismo.

Existen mil razones para despreciar a Trump, y no están equivocadas del todo. Después de todo, no es el mejor modelo a seguir, aunque la mayoría de las personas que lo critican no dudaría en cambiar lugares con él por su fortuna y éxito. El ser humano puede ser muy hipócrita a veces. Hay que ser imparcial y separar lo emocional de lo factible y productivo, y considerar cuando alguien actúa o toma medidas que en el momento nos puedan parecer exageradas pero que, si las estudiamos, a la larga pueden ser las correctas.

Hay que tener cuidado con las multitudes. Que millones estén a favor de un gobierno no quiere decir que éste sea bueno. Eso de que “el pueblo es la voz de Dios” no me parece cierto, porque el pueblo muchas veces puede ser ingenuo y engañado fácilmente. Dos ejemplos: Alemania (Hitler) y Venezuela (Chavez).

Ahora, no estoy aquí para defender a Trump. No voy a decir que estoy a favor de él. Pero como todo el mundo está hablando mal del presidente, alguien debe de tratar de ver si existe algo positivo en las medidas que está tomando, y no solamente resignarnos a odiarlo arrastrados por la ira colectiva. Hay que estar claros que hoy vivimos en una sociedad muy sensible, en la que pareciera que a las personas se hacen incapaces de lidiar con las críticas o problemas del día a día. Por temor a herir susceptibilidades, evitan decir lo que piensan, aunque esto ocurra en algunos países más que en otros. En Venezuela, aprendimos a lidiar con tantas cosas desde pequeños. Como dice el comediante George Harris, “nadie se va a morir porque le digan mira, gordito, ven acá’”.

Opiniones, opiniones y más opiniones

Para empezar, el tema del aborto es algo muy delicado, y una de las razones por la que se convocaron marchas de mujeres en el país y en ciertas partes del mundo. Podemos discutir sobre el tema, y puede que alguien no esté de acuerdo conmigo y mi posición. Pero personalmente, no estoy a favor de ello, y por muchas razones. Principalmente, porque considero que no es la solución; otra vida no debe pagar por los errores cometidos por otros. Más aún, cuando hoy existen sistemas de adopción donde muchas personas buscan la alegría de tener un hijo, pero que lamentablemente les es imposible hacerlo de manera fisiológica. Sin embargo, estoy consciente que estos sistemas deben ser potenciados y mejorados, y en los que debería enfocarse el Gobierno.

En segundo lugar, está el tema de la inmigración, que es de los más controversiales. Es cierto que un país tiene el derecho de decidir quienes entran o no por sus fronteras, y si alguien lo hace de manera ilegal, entonces no debe ser permitido. Además, tenemos el problema de la guerra en el medio oriente con el grupo extremista ISIS, de los cuales ya hice mención en otro artículo y que considero que es el más mortífero que ha existido.

Todo esto ha permitido que se produzcan diferentes ataques en diferentes partes del mundo, y que sea muy difícil luchar contra ellos. Pienso que no hay salida fácil para este asunto, donde un grupo terrorista potenciado les ha declarado la guerra a sus países. Y si un Gobierno pone la seguridad de sus ciudadanos primero, considero que está en lo correcto. Hay que entender que no hay medidas fáciles en la guerra, pero parece que esto se le olvida a muchos. Puede parecer egoísta, radical, controversial, o como lo quieran llamar. Pero eso es lo que está ocurriendo ante esta realidad. Yo me he tomado la molestia de leer bastante sobre el conflicto que se libera en este mismo momento en el Medio Oriente y, sin querer entrar en detalles (porque tal vez podría ser tema para otro artículo bastante extenso), les invito a que lean y busquen indagar más sobre el tema. Se darán cuenta de la clase de problema monstruoso con el que se está lidiando, y del que no se ve una salida sencilla.

Pareciera que en últimamente ocurre lo mismo en el mundo que en Venezuela, donde se ha hecho “normal” ver las cifras de muertos en un fin de semana en el periódico y no alarmarnos sobremanera. Lo mismo ocurre cuando salen las noticias de atentados ocurridos en Estambul, Dacca o Bagdad; la gente lee, lo lamenta por unos minutos, y ya. Sin embargo, cuando ocurre en un concierto en París, o en una discoteca de ambiente en Florida, son semanas que duran los duelos, los reportajes y la información sobre ese hecho.

Cuida tu planeta; es el único que tenemos

Al parecer, Trump también se ha metido en otro asunto delicado. ¿Por qué los científicos se están uniendo a las manifestaciones en contra de Trump? La razón de esto se debe a las políticas energéticas planteadas y su posición sobre el cambio climático, al que considera una exageración y niega su gravedad en algunos casos. Además, llegó a acusar a los científicos de manipular los datos y calificó el calentamiento global como "una farsa total". En repetidas ocasiones, confundió episodios meteorológicos de nevadas y heladas con una falsa variación del clima. A pesar de la evidencia existente, el presidente señaló varias veces que se había modificado la denominación de calentamiento global por cambio climático con el fin de obtener más apoyo.

Por todo esto, los científicos han convocado una movilización durante el Día de la Tierra, a celebrarse el próximo 22 de abril, como respuesta a las denuncias anónimas de investigadores de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, en inglés), las cuales aseguran que, tras la llegada de Trump a la Casa Blanca, se les ha prohibido actualizar sus redes sociales y hablar con la prensa.

Nada nuevo en realidad

La verdad, lo que está demostrando es que busca cumplir con las promesas de campaña que lo llevaron a la presidencia. Nada de lo que ha hecho hasta ahora es una sorpresa para el mundo. Habló del muro, firmó una orden para el muro, habló sobre impedir la entrada de extranjeros provenientes de países musulmanes (fue una de las primeras cosas que firmó; decreto actualmente suspendido por una Corte de Apelaciones), habló en contra del aborto y ya pusieron manos a la obra sobre el tema. ¿Bueno o malo? No se puede decir aún. Los primeros cien días de un nuevo gobierno siempre son difíciles de llevar. Tendríamos que esperar por lo menos hasta la mitad de su período para determinar si es aceptable, o si se trata de un fiasco total. Es como comentaron en aquel capítulo de Los Simpson, donde Lisa recibe la presidencia de Donald Trump y se encuentra con un país en quiebra.