Manipular el ADN podría ser la nueva forma de tener hijos - Komienza | Vive tu vida al máximo
Aunque no es tan divertido

Tener hijos, el milagro de la vida, el fruto de la unión de dos personas, hombre y mujer, de una manera fisiológica y perfecta. Siempre me ha llamado la atención como dos individuos por medio de el acto sexual, (de mejor manera realizado en medio de amor, dentro del matrimonio y cuando la pareja esté lista para dar el gran paso de formar una familia), puedan convertir todos esos sentimientos y deseo del uno por el otro en un ser vivo. Ciertamente, esto a mi me hace pensar que es imposible que seamos producto de una serie de eventos al azar, y más una creación perfecta, donde Dios estableció la manera en la que poblaríamos el mundo.

Ahora, la ciencia siempre busca estudiar, entender y después, tratar de mejorar todo. Al punto, que la reproducción por la vía sexual ha sido tema de investigación desde hace varios años. Gracias a ello, hemos podido comprender cómo dos células separadas, un espermatozoide y un óvulo, se unen, aportando cada uno un grupo de 23 pares de cromosomas para luego formar un grupo de 46 y dar inicio a la vida.

Hay que tener claro que no es tan sencillo tener hijos hoy en día (más si vives en Venezuela) y esto puede ser por diferentes razones, que van desde económicas hasta fisiológicas. Es increible como pareciera que en la sociedad actual, la mayoría de las personas que no están buscando tener hijos y que ciertamente no están preparadas para ello, terminan siendo padres, mientras que aquellas parejas casadas, que han tomado la decisión de tener una familia, lo intentan e intentan y se les hace muy difícil, y en ocasiones hasta imposible.

¿Cómo vienen los bebés?

Para ponernos un poco científicos y entender mejor cómo vienen los bebés al mundo, es necesario entender ciertos términos. De esta manera, cuando tus hijos te pregunten, no tendrás que recurrir la mentira trillada de la cigüeña.

El proceso como tal, se conoce como Embriogénesis Humana, y va mucho más que eyacular en el momento preciso durante el ciclo menstrual más fértil. Eso es sólo el principio. Una vez que se produce la fecundación, que es cuando el espermatozoide se une al ovocito, se funden las membranas y las estructuras internas del espermatozoide entran en el citoplasma del ovocito. A continuación, el núcleo del espermatozoide se descondensa y forma el pronúcleo masculino del cigoto e inicia el proceso de división celular (mitosis). Esto es un resumen de un proceso extenso que tarda 9 meses en completarse en su totalidad.

Manipulación genética

Como ya he comentado, éste es un proceso sumamente extenso y complejo, por lo que existe la posibilidad de que algo salga mal y, si esto ocurre, el desarrollo correcto se verá afectado, dando origen a lo que se conoce como mutaciones, o enfermedades genéticas.

Debido a esto, un grupo de científicos de la Academia de Ciencias de Estados Unidos está a favor de la modificación del ADN de las células reproductivas y de embriones humanos para eliminar las enfermedades hereditarias graves, relanzando un debate ético sobre este controversial tema.

Claramente, esta nueva iniciativa desencadena una serie de preguntas y preocupaciones entre algunos sectores de la medicina. Viéndolo desde el lado positivo, sería excelente poder ayudar a aquellas parejas que desean tener hijos y que no puedan hacerlo, modificando las malfunciones de sus células y haciéndolas aptas para la reproducción, además de eliminar cualquier gen que predisponga al futuro bebé a sufrir alguna enfermedad. Por otro lado, ciertas preocupaciones como hacer personas más inteligentes que otros, pueden ocasionar grandes diferencias sociales. Imaginen un mundo donde los deportistas se encuentren modificados genéticamente para ser excelentes en la disciplina que sus padres hayan escogido, éstos tendrían una ventaja injusta sobre todas aquellos que no lo están y que han entrenado normalmente para resaltar. Sería en parte el fin de la sociedad como la conocemos.

Hasta ahora, los expertos subrayan que la modificación del ADN de células somáticas ya son objeto de varios ensayos clínicos, y sostienen que la manipulación de genes de células reproductivas "debería ser sólo para tratar o prevenir enfermedades graves", y realizadas "bajo un control muy estricto".

No es bueno jugar a ser Dios

El problema de esto es que siempre hay maneras de buscar evadir ese control, y siempre podrá existir un “científico loco” que quiera ir más allá. En mi opinión, la idea de jugar a ser Dios es muy peligrosa, y puede tener serias consecuencias en el mundo. Pienso que estudiar estos métodos puede ser muy beneficioso para tratar y prevenir enfermedades graves que hasta el día de hoy no tienen cura. Sin embargo, es muy importante tener claro cuál es la línea de la ética que nunca se debe cruzar.