¿Sueños frustrados?

En la historia de la música, diferentes artistas han sido bien asesorados al momento de buscar formas de publicitarse. Se dice que el cine es un medio que transmite historias y emociones con un fin; como el dinero es el motor de la industria cultural, la estrategia de cantar o tocar no fue suficiente. Las películas son medios de alto alcance y, por esto, fueron una buena idea para solistas y bandas.

Se sabe que no fueron actores por excelencia; hay algunos que lo han hecho bien, otros que simplemente participaron por mera diversión. Lo más fácil era interpretarse a sí mismos como músicos de una agrupación o cantantes. Mientras su música enloquecía al mundo, el largometraje fue sólo una parte de un fenómeno que los impulsó al prestigio mundial.

Los siguientes artistas, actuaron interpretándose, no sólo como personajes, si no como músicos:

The Beatles con A Hard Day’s Night (1964)

De su disco homónimo, esta película cuenta una historia ficticia donde la banda es fastidiada por el manager y el abuelo de McCartney al estilo de la comedia británica. Fue bien recibida por la crítica, por ejemplo la revista Time la ingresó a una lista de los mejores filmes de todos los tiempos.

Ya con ver el año nos damos cuenta de que la participación de bandas en películas no es nuevo, de hecho, este cuarteto de Liverpool actuó en otra llamada Help! (1965), con escenas de humor que sólo entienden los ingleses. Sin embargo, la emoción no era porque los Beatles fueran actores, sino por verlos siendo ellos en situaciones alocadas. Más de una fan se mojó en las salas de cine.

Can't Buy Me Love, And I Love Her, I'm Happy Just to Dance with You, Tell Me Why y She Loves You son unas de las canciones que tocan durante la historia.

Kiss con Kiss Meets the Phantom of the Park (1978)

¿Qué banda comienza el nombre de su película con ella? ¡Kiss! Qué raro ellos queriendo figurar en todos lados. Es broma (no). La historia es simple como sus letras: todo comienza cuando el empleado de un parque de diversiones desaparece por culpa de un ingeniero llamado Abner Devereaux, al que le gusta darle vida a robots.

En ese momento la banda va a dar un show, pero como el genio es solitario y necesita atención, crea a un Gene Simmons robot (bajista) para sabotear su presentación. ¿Seguimos contándoles? No, mejor es decirles que Simmons se hubiera convertido en actor pero en su época de apogeo como integrante de Kiss, era prohibido aparecer al público sin maquillaje.El empresario israelí siempre se ha sentido atraído por el teatro.

Almost Human, Mr. Make Believe y Man of 1.000 Faces, son algunas de las canciones pertenecientes al soundtrack.

Michael Jackson con Moonwalker (1988)

Un grupo de historias representada por cortometrajes dan vida a Moonwalker, una película donde el rey del pop es el protagonista. Man in the Mirror y Retrospective son dos secciones encargadas de hilar una serie de acontecimientos concernientes a los problemas del mundo y algunos detalles en la vida del cantante.

La película es simplona, pero la idea de expandir la imagen de Michael Jackon no se limitaría a una serie de videos donde el cantante hace lo suyo pero esta vez frente a cámaras y luces. Otro proyecto surgió: a finales de los ochenta los videojuegos arcade mandaban, y por eso se lanzó uno con el mismo nombre del filme. Si no lo has jugado, puedes descargarlo para que veas a un Michael vencer a los malos lanzando patadas y griticos a un narcotraficante que, en vez de caramelos, le ofrecía estupefacientes a los niños.


Thriller, Billie Jean, State of Shock, We are the World y The Way You Make Me Feel, son unas de las canciones que hicieron bailar a más de uno en las salas de cine.