La ley ha hablado una vez más y sin tabús

No es un secreto que en la actualidad existen cada vez más personas que ven pornografía, también es obvio que a pesar de ser una acción que viene desde antes, con el pasar del tiempo ha evolucionado, y ya cosas como las revistas pasaron de moda y el internet es lo que mueve todo este mundo. Aunque para las nuevas generaciones casi ha dejado de ser un tabú, sigue siendo una práctica que las personas tienden a hacer a escondidas y con la puerta cerrada. ¿O tal vez eso ya no tanto?

Ahora que se habla de lo que antes “no se podía hablar”, es más común que al pasar por una mesa de amigos, los escuches hablando sobre este tema, o en un caso extremo, que te encuentres a alguien viendo porno en público. Te sorprenderías si supieras a cuantas personas les ha pasado esto en el metro o en un lugar donde tienes que esperar por mucho tiempo. Porque no sólo implica esos videos donde colocan a la mujer como un instrumento sexual, el porno animado también cuenta.

Pero la verdadera pregunta es: ¿eso se puede hacer? Esa fue la inspiración de este artículo.

Son tantas las opiniones en cuanto a este tema, que si le hicieras la pregunta a varias personas, lo más probable es que cada una te responda con algo distinto. Por esa misma razón, decidimos contactar al Dr. Miguel Bravo Valverde, un abogado penalista en ejercicio, para que nos respondiera esas preguntas que todo el mundo se hace, pero nadie se atreve a decirlas en voz alta.

giphy

Lo primero que hay que dejar claro es que la palabra “legal” no es lo mismo que “moral”. Ambos conceptos se tienden a confundir, pero no son iguales. Como nos dice el Dr. Bravo Valverde, “los seres humanos nacen con el don de la libertad, pudiendo decidir qué es bueno y qué es malo de manera intuitiva, entonces la moral es el juicio de valores que forma cada uno en su conciencia individual. En cambio, cuando hablamos de legal, se refiere a las normas que están establecidas en la ley y la sociedad decide estas conductas o situaciones”. Así que, no necesariamente lo que a una persona le parece inmoral es también ilegal.

Segundo, no todo lo que es ilícito, es ilegal. Antes que nada, el abogado nos explicó que “ilícito” se refiere a lo que no está permitido moralmente, a diferencia de “legal” que ya se explicó anteriormente.

Ahora que ya entendemos lo básico, vamos directo al grano.

Muchos cometerán el error de pensar que, como las generaciones actuales están redefiniendo la sociedad, las cosas que alguna vez los mayores pensaron que estaban mal, ahora cambiaron y están bien sólo porque varios han decidido hacerlo y romper el tabú, como es el caso de los convencionalismos sociales. Éstos son definidos por el entrevistado como “ciertos usos, principios y costumbres que están basados en acuerdos sociales que se arraigan en la sociedad por la práctica repetida (por ejemplo, un hábito) que tiene aceptación general”. Entonces, el porno no podría considerarse un convencionalismo, ya que no es universal. Sin embargo, aunque en este caso no se aplique esto, todavía queda la pregunta abierta: ¿es legal o no?

Ver pornografía en privado puede que sea ilícito, pero sigue siendo legal, siempre y cuando nadie te vea. Por otro lado, si hablamos de verlo en público entonces la cosa cambia. “Cuando se dice que algo se hace de manera pública es porque las personas ven lo que se está haciendo, se sale de la esfera privada y los actos afectan los intereses o derechos de los demás. Entonces, a la vista de todos ofende gravemente a los demás, y sí, es considerado un delito”. Básicamente, es ilegal porque esa persona está atentando en contra del orden público.

Para tristeza de muchos, que el porno en público sea ilegal no proviene de una norma tácita donde esto se supone o se infiere que debe ser condenado, como por ejemplo, si la norma dice que “se debe respetar la vida”, entonces uno deduce que ”está prohibido matar” (así no suena como si estuviésemos hablando chino). Pero como nos dice el Dr. Miguel Bravo Valverde, “no hay norma tácita aplicable al caso planteado pues estos supuestos de hecho están claramente establecidos en los artículos 381 y 382 del Código Civil Venezolano”.

Revisamos los artículos y por hacerlo puedes ir de 1 a 6 años preso. Shit just got real.

giphy (1)

Finalmente, el punto de todo es que si has sido víctima de esto en algún lugar público, o has sido tú quien lo ha hecho abiertamente, ya sabes lo que implica ver porno públicamente.