Not sure if it’s a thing.

 Esto ocurre en Overtornea, un pequeño pueblo al norte de Suecia que ha sufrido una preocupante caída en la tasa de natalidad en los últimos años. Además, está el hecho de que la mayoría de los jóvenes se va al terminar el colegio por oportunidades mejores.

Es por esto que un concejal sueco llamado Per-Erik Muskos tuvo la solución que resolvería estos dos problemas: sexo. Sin embargo, no es la primera vez (y no será la última) que esta palabra de cuatro letras cause polémica, y más si tiene que ver con el consentimiento y aprobación por parte de la política.

Per-Erik Muskos

Per-Erik Muskos

La propuesta consiste en permitir a los trabajadores de esta población disponer de una hora para recibir hot stuff durante la jornada laboral. "La gente tiene muchas otras cosas que hacer. Tienes que llevar a los hijos al fútbol y al hockey sobre hielo; no tienes tiempo para el cuidado mutuo y tiempo sin los niños", indica Muskos para la BBC.

Y es perfecto porque, a parte de evitar/resolver problemas maritales, atraerá una gran cantidad de ciudadanos y jóvenes para vivir y hacer crecer a la humilde Overtornea. Porque seamos honestos: todos queremos estar en un trabajo donde a mitad del día puedas decir “Adiós, me voy a tener sexo”, y estará absolutamente justificado. Dreamy.

Giphy

Giphy

Aunque, como era de suponer, muchos no están de acuerdo con esta idea tan moderna porque “no creen que sea algo de lo que se debe hablar, pues pueden resolver esos asuntos por sí mismos”. ¿Pueden? No lo creo. Porque a pesar de estar en el siglo XXI, la mayoría se deja manipular no sólo por las leyes establecidas, sino por las normas de la sociedad, las miradas incómodas del vecino y de lo que significa ser politically correct.

Pero no teman por Suecia, ya que es uno de muchos países que se unen a los propósitos de la procreación y del #SweetLoving. Otros son Italia (donde hay hoteles que ofrecen vacaciones gratis a las parejas que conciban bajo su techo), Corea del Sur (por apagar las luces a las 7pm un dia al mes), Rusia (que premia a los que den a luz nueve meses después del Día de la Concepción, el 12 de septiembre), y muchos más que pasan por alto los prejuicios de los conservadores puritanos.

El sexo trae muchísimos beneficios: lucha contra el cáncer y el estrés, promueve el hacer ejercicio, disminuye la presión arterial y evita los ataques cardíacos. “Nos tenemos que cuidar entre sí”, objeta el ingenioso concejal sueco, quien se mantiene fiel a la idea de que su propuesta será aprobada en unos meses en cuanto se la presente a otros concejales.

Giphy

Giphy

Que los políticos se estén preocupando de nuestra salud mental y psicológica además de la física es prueba de que los prejuicios y las formas anticuadas de recato se están eliminando de nuestro modus operandi. Si queremos que las cosas funcionen, debemos poner todas las cartas sobre la mesa. Y como seres humanos, una de las cartas necesarias en nuestra vida tiene en la parte frontal la palabra “sexo”, escrito en rojo y con corazoncitos.


Si te parece que esta noticia es freaky, deberías leer nuestro newsletter con un poquito más de frecuencia, y así podrás darle un mirada más profunda al mundo (que ya es bastante raro de por sí).