Porque al parecer esas cuentas que sigues de Instagram no son suficientes.

 Porque al parecer esas cuentas que sigues de Instagram no son suficientes.

Es probable que uno de tus propósitos de año nuevo haya sido comenzar a hacer esa dieta o esa rutina de ejercicio que con tanto entusiasmo te contagió tu amigo/a fitness (porque todos tenemos uno en nuestras vidas). Y es aún más probable que lo hayas intentado la primera semana del año, pero el regreso a clases, la vuelta al trabajo, la serie que te encantó de Netflix o simplemente la mosca que está ahora en tu ventana te hayan distraído de tu “importante” proyecto.

No te preocupes, yo soy exactamente igual, prefiero mil veces ver una película o comer un dulce que vestirme con shorts o incluso con esa ropa ajustada e incómoda para comenzar a sudar eufóricamente con la intención de sentirme mejor. Nah, en esto prefiero aplicar la misma que Amy Schumer.

giphy-11

Sin embargo, hace unos días estaba teniendo una conversación interesante con mi papá (un señor de 51 años que corre maratones de 42k como pasatiempo) acerca de las razones por las que debería empezar a hacer ejercicio, para mí era como otro sermón, pero luego esto me llevó a filosofar profundamente sobre no sólo la causa de mi casi inmovilidad física, sino que tal vez no tenía la motivación necesaria para hacerlo.

Así que pensé que quizá era tiempo de dejar de ser tan morsa.

Después de hablar con las personas más activas en el mundo fitness que conozco, pude deshacerme del pensamiento con el que solía etiquetar a la ola de personas obsesionadas con el ejercicio: de que se ejercitan para verse bien. Es una afirmación errónea ya que existen muchas más razones por las que esta no tan nueva tendencia está pegando demasiado, y es porque trae muchísimos beneficios adicionales, más que todo psicológicos.

giphy-12

Creo que es desde el 2010 que los fitness invaden la vida de las personas que somos perfectamente felices sin licras, pero como soy fiel creyente de que cualquier persona puede convertirse en lo que quiere, considero que soy capaz de intentarlo (una vez más) porque al escuchar a estos conocidos pude entender que el ejercicio no es sólo para lucir bien desnudo, que aunque es una motivación de bastante peso, no es la única.

Espero que puedan tener un poco más de esperanza en ustedes, colegas vacas, una vez que vean el otro lado de la puerta del gimnasio:

Amanda, 20: “Para mí es una sensación que prácticamente no se puede describir. Supongo que es la descarga de endorfinas, pero al final siento que soy una súper bestia y que puedo caerle a golpes a todas las cosas que me sucedieron/me sucederán en el día. Es extraño porque antes de hacer ejercicio me quejo por tener que hacerlo, pero durante y después me siento como que la mejor versión de mí misma”.

Valeria, 21: “Bueno, al principio comencé a hacer ejercicio porque simplemente estaba acomplejada de cómo me veía y me importaba mucho cómo me veían los demás, pero con los años se convirtió en un proceso de hacer que a lo que le estuviese poniendo empeño me hiciera sentir bien. Efectivamente, una vez que empecé en el mundo de los ejercicios fue un cambio de vida para mí. He hecho miles de cosas desde correr, patinar, hasta hacer atletismo e ir a gimnasios. Todo eso me ha ayudado a encontrar mi equilibrio. Lo que yo le recomendaría a la gente que se quiera iniciar en el ejercicio es que piensen que no lo van a hacer sólo para verse bien para una festividad o para una boda como muchos hacen, sino que lo hagan para generar un cambio de vida, un cambio que no sólo incide en cómo te ves sino también en cómo te sientes. El ejercicio sirve para drenar, llorar, luchar y lo más importante, para entender qué es trazar una meta y alcanzarla”.

Ricardo, 23: “Ehhh, te sube el ánimo ajuro. Te sientes fresco el resto del día, en caso de que lo hagas en la mañana. Me motiva el hecho de mantenerme activo, tener algo que hacer, que dé disciplina y el que te enseñe a decirte cuándo hacer algo y no dejarlo hasta terminar. Yo recomendaría no verlo como ejercicio, sudar y vaina, sino como una tarea más del día, un tachón en tu to-do list”.

giphy-13

Mmmmm… 

Un amigo me dijo (porque mi conocimiento es nulo en esta área) que hay todo tipo de ejercicios y que no tienes que ir a un gimnasio, porque con YouTube, seriedad, una mat y un buen soundtrack, puedes con todo.

Las excusas están en tu cabeza y si estas personas no te convencieron en lo más mínimo, esta canción sí lo hará. Feel the workout vibe.

Ahora tal vez sí haga ejercicio. Bueno, después de este profiterol. Promise.