No seas that guy

Es viernes en la noche y por fin recibes el tan esperado mensaje: una invitación nada formal a una reunión con tus amistades más cercanas y queridas, comida y alcohol. Claro, y uno que otro amigo o compañero de trabajo.

Cuando por fin llegas a la nombrada reunión, no es mentira que puedes encontrar a todo tipo de persona entre los invitados, nunca falta el que está más activo que los demás, siempre invita a juegos o a animar el ambiente; está el que le cae hasta a una escoba en falda; el que no aguanta nada y le hace ojitos a la almohada; el que no se calla nunca; y está el que todos temen ser: el que se prende tanto que hace comentarios incómodos y termina en el sofá con un p*ne pintado en la mejilla, protagonizando decenas de videos extraños en los celulares de los presentes.

giphy-6

A menos que hayas tenido una semana terrible, no quieres tener ningún dibujo de un órgano reproductivo masculino en tu cara, y para evitar ese y muchos otros eventos desafortunados, te damos algunos tips que te pueden hacer aguantar toda la noche sin hacer el ridículo.

Duerme antes

giphy-7

Si no has descansado lo suficiente, el alcohol se encargará de incrementar como loco tu nivel de cansancio, y un vaso de Cuba Libre se sentirá como cinco, pues el hígado no podrá procesar el alcohol como lo haría normalmente y se tardará más en eliminarlo de tu sistema.

Así que, si sabes con antelación que vas a ir a una fiesta, duerme, duerme, duerme. O al menos lo necesario.

Tienes que comer, amigo

Y no, no me refiero a un paquete de Doritos, me refiero a comida de verdad, pero no sólo antes de ir a la reunión, sino durante todo el día. Come un buen desayuno, un buen almuerzo y una cena decente. Las proteínas y los carbohidratos son buenísimos para las noches de consumo desenfrenado (moderado, por favor) de alcohol, porque se tardan más en ser procesados y, por lo tanto, al tener algo en el estómago, el alcohol se absorbe con mayor lentitud y tu resistencia dura más.

“Asco, esto sabe horrible, ¿qué es?”

“Agua”

Sí, tienes que tomar agua, será tu mejor amiga en toda la noche y, aunque tendrás más ganas de ir al baño de lo normal, es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario porque al momento de consumir alcohol, el agua te brinda 3 beneficios fundamentales: primero, te ayuda a eliminar más rápidamente el alcohol; segundo, evita que hagas estupideces (el agua permite que el cerebro siga trabajando correctamente); y tercero, disminuye en gran medida tu ratón del día siguiente.

Así que es recomendable tomar un vaso de agua entre cada bebida, será la mejor decisión que tomes aunque te cueste un poco, porque no quieres terminar haciendo el ridículo con comentarios poco coherentes y risas no justificadas, ¿o sí?

Actívate 

giphy-8

Trata de hacer algo todo el tiempo: conversar o incluso de formar parte de juegos grupales es súper cool y hay demasiadas opciones en internet que puedes aprovechar. Nunca te quedes sentado por mucho tiempo o tu derrota será inminente.

Además de mantenerte despierto, te distraerá lo suficiente como para no pensar en tu bebida, esto suele ser bueno porque tu cuerpo a veces necesita un pequeño descanso entre trago y trago.

Entiende las señales

Nadie te conoce mejor que tú, así que sé prudente con tu cuerpo y entiende si necesita un break o ir más despacio. Incluso si ya no puedes más, es necesario tomar consciencia y detenerse, debes conocer tus límites y no jugar a cuesta de tu salud.

Esto es lo mínimo que debes hacer si quieres resistir con dignidad toda una noche de fiesta, así que, si descubres que llamaste a tu ex como cinco veces una noche, sabes que no seguiste al menos uno de estos tips. Have fun.

giphy-9