Por que si, hay gente que come mucho cuento

Lamentablemente vivimos en un sociedad consumista, que está deseosa de gastar, gastar y gastar, aún el dinero que no tienen, dando ese golpe a las tarjetas de crédito sin miedo, y decirse a sí mismos de manera de consuelo, “después veo cómo resuelvo”. Todo esto para tener lo mejor, lo de más calidad, lo más actual, pero principalmente regodearse en ello.

Primero, vamos a aclarar que no hay nada de malo en tener cosas de calidad, y darse un lujo de vez en cuando. El problema está, cuando eso se vuelve una costumbre y no puedes vivir sin ello y te vuelves, como dicen un “Shopaholic” y juzgas a los demás por sus pertenencias.

Marca vs Función

Hoy es muy importante contar con un smartphone sin importar la marca o sistema operativo, o eso es lo que creemos. Ciertamente, para la función y las tareas que necesitamos resolver, no importa mucho si es un iPhone, Samsung, LG, Moto o un Nexus, Nokia, que corra con IOS, alguna versión de Android o Windows Phone. Llo importante al final es el resultado.

En el mundo de la tecnología existen varios tipos de personas, aquellos que no saben absolutamente nada, que usan un smartphone por inercia, los que tiene conocimientos moderados pero que no explotan al máximo la capacidad de su terminal y están aquellos que saben cómo funciona su teléfono de a la perfección, conocen todas las especificaciones y la decisión de realizar una compra está basada en esos conocimientos. Esto lo vemos más entre los usuarios de Android, precisamente por la variedad de marcas de celulares que existen en el mercado. Además, los que estamos del lado de la gran G, estamos acostumbrados a poder personalizar nuestros terminales lo más posible, y que dentro de todo sean únicos, porque admitámoslo, una vez que usaste un iPhone los usastes todos.

Cara de Smartphone

Aunque no lo creas, hoy en día tu smartphone dice mucho de ti, ¿te parece absurdo? estoy contigo, en verdad es de lo más ridículo que he oído, ¿cómo te van a juzgar por la clase de telefono que tienes? pero la verdad es que pasa y más de lo que crees. En especial en el mundo de las citas.

Hey, yo estoy contigo, es algo totalmente superficial, pero así es la sociedad en la que vivimos, obviamente no vamos a meter a todo el mundo en el mismo saco, pero en general es así. Piensalo por un momento, empezaste a hablar con una persona por alguna red social, (ya que generalmente es la forma en la que empiezan los chanceos en este mundo tecnológico, después de un tiempo de compartir información, tal vez deciden concretar una salida, para conocerse en persona, face to face. Luego después de escoger el lugar de la cita, y esperar a que la otra persona aparezca, se encontran por fin y empieza el proceso de cortejo normal. Aquí, cada detalle importa, por eso es normal que muchos estén nerviosos, la manera de hablar, la manera de vestir, la manera de comer, la presencia e higiene personal, (por favor, cuida tu higiene personal) e incluso el teléfono que usas. Imagina que todo va bien,la cita es aceptable, se está desarrollando dentro de los parámetros normales y de golpe la persona con quien estás le suena el teléfono y te saca un “vergatario”.

No tienes un iPhone? Uhn

Repito, no estoy diciendo que sea bueno juzgar a alguien por el teléfono que carga, pero esto pasa mucho. Y debe estar pendiente de ello, no deberías estar con nadie que valore más tus posesiones materiales que tu persona.

Ahora, no estoy metiendo a todo el mundo en el mismo saco, para nada, siempre existe la excepción a la regla, pero este comportamiento es más común entre los usuarios de Apple, aquellos con cualquier dispositivo iPhone, pueden sentirse superiores y si no cuentas con uno, tal vez no seas digno de ella/él.

Lo que esto dice sobre los usuarios de iPhone no es realmente claro. Quizás sean elitista altivos y condescendientes que ven la tecnología como un distintivo de estatus social y un teléfono celular de $ 800 como una manera de dominar a los demás. O tal vez simplemente no tienen idea de por qué los mensajes de texto son de color verde y no azul.

Según un estudio realizado por Match.com y Research Now, los propietarios de iPhone son aproximadamente 21 veces más propensos de juzgar negativamente a una cita que utiliza un teléfono Android. Por otro lado, los propietarios de Android son sólo 15 veces más propensos de juzgar negativamente una cita que opta por un iPhone. Aún peor, si tu smartphone tiene la pantalla rota, ni te molestes, eso te resta los puntos que te podrían quedar, ninguna mujer quiere ver eso.

Así que si eres un Android Guy - pantalla agrietada, que le gusta vivir en el borde de la aceptación de gadget, ya conoces una razón por la que tal vez no has conseguido una segunda cita con la persona que conociste en Tinder. Pero no te sientas mal, nada quiere vivir su vida con alguien que solo tiene una manzana en la cabeza.