PxPixel
¿Un hater que odia a los haters? - Komienza | Vive tu vida al máximo
Monólogo de un hater

Sí, léanlo bien, de hecho me caigo mal mientras escribo esta estupidez. Últimamente la palabra “hater está de moda y debo manifestar mi desagrado hacia esa bola de faranduleros. A más de uno le encanta demostrar su descontento hacia alguien o algo, yo creo que eran violados de pequeños, sus padres se divorciaron o simplemente son unos desadaptados de mentira, lo hacen para llamar la atención y hoy voy a demostrar por qué.

Definitivamente, el internet le da poder a cualquiera y eso es un arma de doble filo: lo negativo es que es fácil opinar, nos dicen que todos tenemos derecho a hacerlo, pero creo que es necesario no sólo dar las herramientas, sino también el conocimiento para utilizarlas. Sí, es bastante cliché.

Conozco a alguien que siempre manifiesta su odio hacia un partido político en cualquier tipo de publicación, todo lo relaciona con la porquería de la política, desde un castor que no tiene nada que ver, hasta el cuerpo de una modelo ultra buena. Yo creo que esa persona tiene una especie de fetiche con el presidente o algún trauma, tal vez su papá le pegaba a la mamá o qué sé yo, pero normal no es. El odio se argumenta, no es sólo odiar por odiar. Hay presidentes que merecen la muerte, pero mientras desangran sus dedos, ellos están dándose la buena vida.

Por otro lado, no todo puede ser amor en la vida. ¡Asco! El odiar hace falta pero hay que hacerlo con estilo, y la mejor forma es dejar sin respuesta a nadie. Prefiero hacer eso que tener sexo con Mia Khalifa. No es sincero cuando sólo se piensa en agradar a alguien, o si quieren aparentar una forma de ser.

giphy (1)

Lo peor es que no se dan cuenta de que el mundo no va a cambiar lo hagan o no, pendejxs. No, no puedo poner esa equis, el pendejO también aplica para las mujeres.

Hablando de luchadores sociales… esto va para ustedes. Miren, la humanidad se divide entre el fuerte y el débil, ambos merecen morir: uno porque jode al otro y el otro por dejarse joder. Muchos se creen “haters” por odiar sólo una parte de lo que acontece en nuestras vidas, pero defienden los intereses de uno u otros. Es decir, de un lado criticarán lo que el otro haga, y viceversa, no se dan cuenta de que son la misma porquería. Por eso existe la derecha y la izquierda, la peor invención política. No eres “hater” por criticar a Trump, tampoco por odiar al chavismo, eres sólo un lamebotas partidista. Tampoco hay un manual para “hater”, si lo piensan, los mataré. Dejaré de usar las comillas.

Es cierto que nada cambiará con esto que escribo, pero el cabrón de mi psicólogo me ordenó hacerlo. Ese es otro tipo de persona que odio, los psicólogos, creen sabérselas todas. Una vez salí con una psicóloga (maldita expresión gringa), bueno, le eché los perros a una. Tuvimos una relación salvaje, siempre me analizaba, me criticaba, me decía qué hacer, su forma de actuar era la más adecuada. Un día me harté y terminamos. Si era tan perfecta, ¿qué hacía con una basura como yo?

Ella por mucho que lo negara, era muy hater, así como muchos que conozco que no quieren pertenecer al resto de la humanidad por no ver el Miss Universo, el Super Bowl, los Óscar, prestarle atención a las payasadas de un presidente y a cualquier acontecimiento importante para una bola de idiotizados que no sé dónde creen que están parados. Está bien, yo también odio esos eventos, pero hay que dejar quietos a los idiotas. No me creo mejor que ellos, los humanos somos idiotas, pero soy de otro tipo, de los que se odia. Invertir tiempo en la hostilidad es darle importancia, así que eso me convierte también en un idiota.

Mejor no sigo escribiendo, mejor prendo un porro. ¡Malditos marihuaneros, dañaron la marihuana!