La ironía es palpable

Yo amo a YouTube y, ¿quién no? La verdad me es difícil creer que alguien no conozca de esta página. Una hermosa pagina llena de contenido de video, que considero es la mejor forma de comunicación. Soy culpable, puedo pasar horas y horas viendo tanto cosas útiles como cosas triviales. Es que hay algo poderoso en esta herramienta, ya que combinando dos de los sentidos más importantes de tu cuerpo, el oído y la vista, la información se puede afianzar en tu cerebro por más tiempo.

Pero como todo, esto es un negocio que actualmente es de proporciones monumentales, pero que cuando empezó no era más que una simple página web. Por allá en el año 2005, dos ex-trabajadores de PayPal activaron esta iniciativa, la cual creció muy rápido y de una manera sorprendente, a punto tal que ya en el año 2006, Google estaba comprando la plataforma por nada menos que 1.600 millones de dólares.

Ser o no ser un youtuber

La figura del youtuber es una que ha ganado mucha importancia en los últimos años, esto gracias a que sólo hoy en día, con el crecimiento tecnológico y de las redes sociales, puedes vivir de hacer vídeos sólo con tu teléfono y subirlos a YouTube y, además, vivir muy bien.

Claro, esto no es para todo el mundo, aquellos que se animan tienen que tener un conocimiento mínimo para editar vídeos y la suficiente creatividad para crear contenido interesante constantemente y ganar así suscriptores para tu canal, gente que te seguirá y estará pendiente de ver los vídeos que subas, para posteriormente juzgarlos con un pulgar arriba o un pulgar abajo y sumarle una vista más.

Como no todo en esta vida es gratis, a partir del año 2011 se comenzó el proyecto Youtube Partner, el cual consiste en otorgar ingresos reales por medio de Google Adsense o networks, que son empresas que pagan los usuarios con mayor audiencia. Esto ha permitido que las empresas de medios y usuarios independientes que reciben grandes cantidades de reproducciones sean capaces de recibir un ingreso económico, con el fin de mejorar la calidad del trabajo.

El youtuber No. 1

Entre todos los excelentes desarrolladores de contenido que forman parte del proyecto Youtube Partner, hay uno que se encuentra por encima de todos en lo que ha subscriptores se refiere: Felix Arvid Ulf Kjellberg, o mejor conocido por su nombre artístico como PewDiePie. Es un chico de Suecia de 27 años que inició su canal de YouTube en el año 2010 después de dejar la escuela y dedicarse a crear contenido para él mismo. Al igual que toda historia de superación, pasó por momentos difíciles al principio, trabajando en un carrito de perros calientes para ganar algo de dinero y mejorar el desarrollo de sus videos. Hasta que finalmente, después de mucho trabajo, su canal alcanzó el millón de suscriptores en el año 2012. Actualmente su canal cuenta con 53 millones de suscriptores, por lo que pueden asumir que ha producido una fortuna considerable gracias a esta plataforma.

YouTube hates PewDiePie

El problema con el contenido original es que está sujeto fuertemente a las interpretaciones personales. Es por eso varios de los videos de PewDiePie son considerados controversiales, especialmente debido que él se enfoca mucho en el humor, el cual puede tener una gran gama de tonos, los cuales para algunas personas pueden resultar altamente ofensivos y para otros hacer que boten cualquier bebida que estén tomando en el momento por la nariz.

Recientemente, PewDiePie tuvo con fuerte impase con su empresa madre debido a un chiste que realizó en uno de sus videos, el cual fue considerado estrictamente como antisemita. Esta broma, que él mismo aseguró en la defensa pública que hizo, fue sacada de contexto y le costó mucho. Disney-operated Maker Studios dió por finalizada su sociedad después de haber colocado un video donde un chico de apariencia aborigen sostenía un cartel que decía “muerte a todos los judíos”. Según el propio PewDiePie, esto era una manera graciosa de expresar su punto de vista, donde se refiere a que las personas están dispuestas a hacer cualquier cosa por dinero, dando a entender que los participantes del video ni sabían lo que estaba escrito.

En fin, esta broma fue muy lejos y, ciertamente, tampoco es para morirse, peores cosas se dicen en películas y series en nombre del humor. Sin embargo, las figuras públicas están sujetas a la crítica y su más mínimo error es motivo de noticias y más noticias por semanas. Para terminar, PewDiePie atacó fuertemente a los medios de comunicación, afirmando que habían hecho un trabajo poco profesional al sacar todo de contexto sólo con el pretexto de hacer una noticia polémica basada en su imagen por el éxito que ha cosechado.

¿Dónde habré escuchado (Trump) eso antes?