3 grandes automóviles de película (2da parte) - Komienza | Vive tu vida al máximo
Protagonizan tu vida

¡Volvimos! En nuestra lista anterior hablamos de tres grandiosos automóviles que fueron tan protagonistas como sus conductores. Cada uno tiene una esencia que traspasa la mecánica, ¿o será porque somos tan sentimentales que creemos que un carro es más que un medio de transporte?

¿Dónde has tenido grandes momentos? Casi todos los mejores pasan en nuestros carros. Por ejemplo: teniendo sexo, yendo de compras, compartiendo con tus amigos y quién sabe cuántos más que se te estén pasando por la mente. Recuerda que pasa en la vida, pasa en el cine. Ah, sí. Eso es de TNT.

Hoy presentamos tres automóviles conducidos por protagonistas de películas.

Abróchate los cinturones. ¡El artículo arranca!

Aston Martin DB (1964) - Goldfinger

Este clásico es quien traslada a James Bond en la tercera entrega de la saga, hasta los lugares donde se desarrollan sus misiones. El DB5 (1963) es el más conocido de la Aston Martin, la fabricante británica homónima que trabaja desde 1913, década de auge de muchas otras marcas. Pero sigamos con ésta, resulta que para esa época se fabricaban pocos modelos, aunque en los últimos 10 años ha incrementado su producción. ¿Esa será la causa por las que hayan atravesado problemas financieros?

El autor de la novela (sí, la saga está basada en un libro) describe un DB Mark III, pero los productores de la película (1964) decidieron que nuestro DB5, el auto más nuevo de la empresa y uno de los más lujosos de la época, fuera el elegido. El prototipo original fue manejado por un joven Sean Connery, qué suertudo ese loquillo. El personaje, quien debe investigar y atrapar al malo (como de costumbre), definitivamente tiene buenos gustos por los hermosos carros porque en el resto de las entregas se le ve conducir otros modelos, aunque el de Aston Martin ha sido su preferido.

8f377b550dae9e8d22e16e19b7c99de8

Dodge Charger (1969) - Dukes of Hazzard

Qué raro la Dodge produciendo autos poderosamente sensuales: con su motor V8 Hemi, el Charger es uno de los más representativos entre los “muscle cars”, como se le conoce a los carros con características fuertes o “musculosas”. El modelo cumplió con las características de los personajes Bo Duke y Luke Duke de la alocada serie Dukes of Hazzard, más de una vez a huir en El General Lee, como llamaron a su carro. Es de color naranja, tiene el número “01” en las puertas, y una bandera de La Confederación en el techo.

A lo largo de los capítulos, se utilizaron 320 modelos de los que hoy no pasan la veintena. El número uno, que aparece en la introducción de la serie, quedó destruído gracias al gran salto. Fue reparado y hasta no hace mucho se estaba subastando.

Por más de 7 temporadas, los amantes de la serie pudieron ver el mismo auto atravesar más de una aventura, volviéndose tan popular como el producto audiovisual. Por eso, en el 2005 la Warner Bros produjo una película bajo el mismo nombre con Johnny Knoxville, Seann William Scott y Jessica Simpson como los actores principales. Adivinen… Nuestro Charger también aparece. Sería un sacrilegio si no lo hubiera hecho. ¡Muy bien! ¿Será que esa sabia decisión produjo que la cinta fuese la número uno en taquilla su primer fin de semana y recaudara 30,7 millones de dólares?

1969-Dodge-Charger-General-Lee-DOH

DeLorean DMC 12 / Trilogía de Back to the Future

Hablar de carros de película y no mencionar al famoso Delorean es ignorar lo fantástico del cine, que puede convertir un simple auto en una máquina del tiempo, y eso es lo que hacen en las tres entregas de Back to the Future, dirigida por Robert Zemeckis y protagonizada por Michael J. Fox y Christopher Lloyd.

El diseño del auto es la alusión perfecta del futuro, pues la vanguardia es uno de los objetivos de una determinada marca; el diseño cumplió la expectativa de los productores, quienes decidieron incluirlo en la película porque lucía como todo un Ovni, como en la escena en que unos granjeros lo confunden en la primera.

back-to-the-future-delorean-transport-dezeen_936

Admitámoslo, muchos llegamos a saber de este automóvil deportivo gracias a Back to the Future, pero, ¿qué hay de su historia? Todo comenzó en 1981 cuando la compañía DeLorean Motor fabricó su primer y único modelo que se caracteriza por sus puertas de alas de gaviota. El primer prototipo se diseñó en 1976, y cinco años después comenzó la producción en Irlanda del Norte. El estilo del capó, ruedas e interior fue cambiando poco a poco en el proceso. Los carros de esta marca estaba dirigidos al mercado estadounidense, por eso el puesto de conducción estaba en el lado izquierdo, cuando en el país europeo es al contrario. Sólo se produjeron 8.500.

zzzdelorean

De esa cantidad, siete unidades fueron utilizadas para la película, y gracias a esta maravilla, el Doc y Marty pudieron atravesar el tiempo y salvar a sus seres queridos de los peligros.