El porqué de mi odio hacia los talk shows - Komienza | Vive tu vida al máximo
¡Que pase el desgraciado!

Cada vez que mi mamá ve un programita de esos donde la gente hace el ridículo, me da ganas de golpearla. No lo hago porque ella cocina muy bien. ¡Aclaratoria! Es mentira. Lo digo antes de que algún idiota que intenta defender los derechos de la mujer me llame retrógrado sexista. Por cierto, también bromeo cuando digo que mi vieja es buena cocinera. Hasta el pan con queso se le quema porque se la pasa viendo esos talk shows.

Laura en América, Justicia para Todos, Quien tiene la razón, Casos de Familia, Caso Cerrado, Se ha dicho, etc. Todos estos son la misma porquería que envenena las mentes de nuestras madres, y están dirigidos hacia ellas. Los temas que tocan son la infidelidad, rebeldía de hijos, herencias de dinero y cualquier otro visto en las telenovelas de siempre aunque con gente “común y corriente”.

Tú ahí no ves a un Brad Pitt o una Jennifer Lawrence, sino alguien con la actitud de Diosa Canales y con cuerpos sin forma, discutiendo si fulanita le quitó el marido a la otra, o si aquel es borracho y le pega a la hija. Esos guionistas piensan muy bien lo que escriben. La verdad, admiro y odio su creatividad porque enganchan tanto que mi mamá no ha aprendido ni a preparar un plato de corn flakes.

124427_laura_bozzo.fuera_principal

Sí, el rating. Recuerdo a un soplafalos que me respondió eso mientras estábamos discutiendo. Me provocó quemarle la cara. Mala suerte que no tengo dinero ni para comprar un yesquero. ¡Maldito Maduro! Bueno, gente como él defienden la existencia de ese contenido nada más porque “la audiencia lo demanda”, “elige lo que ve”, “es lo que vende”. Y desgraciadamente, es cierto eso de que vende..

hqdefault (1)
4

Lo único bueno de Casos de familia es esta mujer. Lástima que la de atrás tiene una gran vista y la desaprovecha.

Si quieres me dices marxista o castrochavista: eso comprobaría que tengo razón, y que te escondes detrás de un cerco ideológico que tu pequeño cerebro se crea por lo que voy a decir: En todos los capítulos que he visto cuando cocino, porque mi mamá enciende el televisor y se relaja mientras uno trabaja, ¿Cuánto les pagan por vender su dignidad de ese modo? Cada vez que los veo siento pena, porque por culpa de ellos se refuerza una imagen negativa que raya en el estereotipo. No todos se comportan así, y me choca ver que alimentan esas conductas como si se tratara de un circo televisivo. Mejor dicho, lo es.

Laura-Bozzo-02

Ya hablando en serio, mi odio hacia esos shows no es porque mi mama no sepa cocinar, sino porque hay un exceso de ellos. A la gente la llaman bruta en su cara cuando le dicen masa, y es tan moldeable como la de una arepa. Es decir, para que entiendas y no te confundas, señor o señora de libre albedrío, te moldean la mente como cuando haces una arepita gordita o delgada. ¿Verdad que la puedes hacer de la forma que quieras y hacer que su sabor sea como el que tu quieras? Bueno, es lo que pretenden los reyes del rating con tus decisiones, haciéndote creer que tu eres quien las tomas pero no eres quien prepara la arepa: eres la arepa. Por ahí dicen que vivimos en una etapa donde somos libres de elegir y toda esa basura, pero es una mentira tan grande como un político honesto o un hombre sin haberse masturbado, como dice un idiota que a veces llamo amigo.

Lo peor es que mientras me desahogo escribiendo esto, mi madre sigue pegada viendo el caso de un señor que le reclama a otro que por culpa suya su hija es promiscua. Lástima que sea mentira. Sino, buscaría el Instagram de esa muchacha.

1