Monólogo de una animal lover

Esta pregunta me la hice cuando vi que un mono murió de una manera extraña. Me encontraba en la cocina, preparando su plato favorito como siempre, al salir vi su cuerpecito así nada más. Era un animal sano físicamente, también querido por toda mi familia. Tal vez lo atacaron o tal vez se suicidó; su cuello estaba atascado en una rama, parecía un un ahorcado. Investigué acerca del tema y me topé con una noticia de 1845 en la revista Illustrated London News. En ese entonces, un perro “fino, hermoso y valioso” intentó suicidarse dejándose hundir en un río. Al ser rescatado, saltó al agua y no sobrevivió. Esto es algo muy curioso, e intentaré explicarlo.

Todo depende de la especie, son muchas que se han visto involucradas en casos enigmáticos. Por ejemplo, las orcas en cautiverio desarrollan comportamientos como el de golpearse contra los tanques para romperse los dientes, otras ballenas llegan hasta la orilla y mueren. Un ciervo se lanzó de una acantilado cuando era perseguido por una casa de perros. Patos y perros como aquel del siglo XIX, se han ahogado intencionalmente. Las hormigas carpinteras practican la autolisis, un proceso biológico que autodestruye una célula; ellas lo hacen para defender su colonia, la ruptura de una glándula produce una secreción pegajosa. Cuando se ve amenazado por una mariquita, explota. Otros mueren al reproducirse, se le llama reproducción suicida, es cuando algunos animales como los salmones, ranas, lagartos e insectos dedican toda su energía al aparearse.

Por-que-las-ballenas-varan-en-las-playas-1 (1)

La profesora del College of William and Mary, Virginia (Estados Unidos), Barbara King, dijo en una entrevista para la BBC Mundo que es importante “entender la profundidad” de las emociones experimentadas cuando se trata de autodestrucción, como la de las orcas u otros seres vivos. “La mayoría de los casos se deben a la intervención humana, como resultado de la caza ilegal o confinamiento”. Otros como los mencionados dejan de vivir por instinto. "No estoy convencida de que (el suicidio animal) sea una pregunta que la ciencia puede responder".

Tampoco la creencia popular, pues suele atribuir estas conductas por depresiones, pero a diferencia de las personas, nosotros apreciamos la realidad como el caso de la muerte. Por ejemplo, los perros y gatos suelen deprimirse cuando ya no están con sus “dueños” (odio que los llamen así). Algunos se rascan las orejas hasta sangrar, aunque esto no significa que se suiciden en el sentido estricto y humano de la palabra. También en los primates, por su gran parecido a nosotros, es fácil detectar ese estado.

No es como en nuestro caso, nosotros sabemos que moriremos. “Los animales no se deprimen como las personas como para querer dejar de vivir, pero sí expresan lamento cuando mueren otros, más no le temen a la muerte como una realidad”, así dice otro científico llamado Ajit Varki. Él asegura que el aparente suicidio animal puede explicarse a través de otros medios diferentes a cómo lo vemos. No es que nieguen el riesgo de morir, de lo contrario, las cebras pudieran alimentarse cerca de los leones, los peces estuvieran junto a los cocodrilos, etc.

“La humanidad es la única especie que puede entender su propia mortalidad”, dice Varki. Estoy de acuerdo, los seres humanos somos totalmente diferentes a ellos. No superiores, cada uno uno vive su propia realidad. Respeto a la persona capaz de suicidarse, y en el caso de las especies “que lo hacen”, me causa intriga. No me siento mal porque la naturaleza es profundamente sabia. Aquel mono murió por otra razón y nunca lo sabré. Lo bueno es que le dimos mucho de comer, tal vez engordó, y por su peso pudo caer de la rama hasta otra que lo ahorcó.

Ay :(