Personas con talento VS. Buenas personas, ¿cuál gana? - Komienza | Vive tu vida al máximo
A los robots les convendría la primera...

Si te decimos la palabra bueno, ¿qué es lo primero que pasa por tu cabeza? Y si te nombramos la palabra talento, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?

Ambos son conceptos muy subjetivos.

Existe una típica disputa en las empresas si contratar a una persona talentosa o a una buena persona. No porque no se consigan de ambos tipos, pero porque en la jerarquía de ciertos trabajos, una es más importante que la otra.

¿Pero qué implica ser una buena persona? Todos queremos serlo, es una tendencia natural del hombre, pero no muchos están claros de lo que eso significa. La bondad es la primera cualidad que tiene este tipo de personas, le siguen la honradez y la responsabilidad. Son buenas por dentro tanto como por fuera y se les nota... En el trabajo, por ejemplo, implicaría preocuparse por hacer las cosas bien, aprender y dedicarle tiempo de calidad al asunto.

¿Y una persona talentosa? También todos aspiramos a serlo porque sentimos la necesidad de resaltar en algo. Se relaciona mucho con la aptitud e inteligencia, teniendo la capacidad innata para desempeñar una actividad. Por ejemplo, una persona que trabaja en un proyecto el cual por su talento se le hace fácil de realizar.

Nos preguntamos cuál tendría más peso en una entrevista de trabajo, pero eso no es lo que verdaderamente nos preocupa...

El verdadero problema

Si las empresas solo contrataran a personas con talento podrían ser fácilmente reemplazadas. Y no necesariamente por otras personas, sino por máquinas. Si en un futuro nos dejáramos llevar por esta idea de que el talento es más importante, este sería el panorama: muchos robots, pocos empleos para los humanos.

Es una realidad que los robots y las máquinas llegaron a nuestro ambiente de trabajo. ¡Y nos están superando! En productividad, talentos y hasta tiempo. Ya en pizzerías de Silicon Valley podemos ver a robots cocinando pizzas y en Momentum Machines los robots que hacen hamburguesas en 10 segundos podrían reemplazar a todos los empleados de McDonalds. La situación es grave y no tiene pinta de que vaya a parar… Con Google y su patente de hacer robots trabajadores y con personalidades, hay que asustarnos.

Hay que crear organizaciones humanas

Puesto que la inteligencia artificial sabe hacer nuestro trabajo y además de una forma más eficiente, se dice que dentro de 20 años seremos reemplazados por robots. Pero existe una manera de seguir creando organizaciones humanas que resalten la autenticidad antes que la eficiencia.

Tim Leberecht, un humanista de Silicon Valley, en un Ted Talk nos explica 4 formas de cómo podemos mantener el trabajo del hombre y crear organizaciones humanistas.


Nuestra conclusión: por nuestro bien y el de generaciones futuras, mejor contratemos a buenas personas.