Por qué los gays no deberían estar en la televisión - Komienza | Vive tu vida al máximo
Monólogo de un hater

Antes de que vayas a desmayarte, déjame explicar; respira hondo y lee con calma, responderé a esa pregunta. Algunos gays han obtenido trabajos influyentes, por ejemplo, la televisión continúa siendo sinónimo de respeto y dinero hasta en Venezuela. Prometo botar mi odio específico contra ese tema; hay unos cuantos “artistas” que deben caer como moscas por chismosos. Vayamos mejor al resto del mundo, sobre todo Estados Unidos y Europa. ¡Vamos a estar claros de que los imitamos! Por eso los menciono. También porque hay shows denominados liberales que proyectan imágenes y destacan discursos para nada diferentes a los de programas donde veíamos imitaciones ramplonas de la homosexualidad. Más claro no puedo decirlo.

La sociedad liberal incluye nuevos mercados y el de “la sexo diversidad” es uno jugoso. Programas como Will and Grace (1999), Queer as a Folk (2000), The Ellen Show (2001), Queer Eye (2003), Aquí no hay quien viva (2002) The L Word ( 2004), y Modern Family (2009) o Glee (2009), son un ejemplo de las vasta cantidad de shows con esencia queer desde hace dos décadas. Y siguen produciéndose, según una investigación, el 2016 fue un año de altos porcentajes de personajes en series de TV donde su razón, su motivo presencia en los guiones, es ser eso… gays.

The Ellen Show no fue exitosa en audiencia por no enfocarse en la homosexualidad de la protagonista.

The Ellen Show no fue exitosa en audiencia por no enfocarse en la homosexualidad de la protagonista.

El gordo siempre me cayó mal por chismoso

El gordo siempre me cayó mal por chismoso

Kurt Hummel, de Glee. Todo la escuela debía enterarse que era gay.

Kurt Hummel, de Glee. Todo la escuela debía enterarse que era gay.

Creadores de Queer as a folk: “Necesitamos algo nuevo que rompa los esquemas de la heterosexualidad. Ese personaje que hará eso se llamará Brian Kinney y será un Don Juan, pero con los hombres”.

Creadores de Queer as a folk: “Necesitamos algo nuevo que rompa los esquemas de la heterosexualidad. Ese personaje que hará eso se llamará Brian Kinney y será un Don Juan, pero con los hombres”.

Por ejemplo, Mauri y Fernando, de Aquí no hay quien viva, son una pareja que actúa como una heterosexual: Peleas y celos en casi todos los capítulos, uno es un periodista y el otro un abogado, ambos son exitosos económicamente, cualquier acción de ellos parece tener como culpable su orientación sexual. En cada capítulo el resto de los personajes manifiesta rechazo y agrado, como toda una comunidad a lo Juan Cuesta. Si no has visto la serie seguramente encontrarás algunas similitudes entre otras más recientes. A eso me refiero con “imágenes y discursos”, variados por tratarse de “personajes” pero su gen es gay.

Y no lo digo yo. El capítulo Family Gay de Family Guy, sí. El padre de familia, Peter, debe pagar una gran suma de dinero, y para hacerlo se somete a unos experimentos, dejándose inyectar varios genes, entre ellos, el gay. Semanas después, actúa como un homosexual estereotipado. El punto es que no hay un “gen gay”, tampoco una caracterización gay de un personaje. Al menos no en los próximos años, son innecesarios y no dignifican a la llamada comunidad LGBT.

¿Realmente ellos, ellas, ellxs, y ell@s creerán que son aceptadxs e identificadxs por personajes cuyas vidas se centren en la sexualidad? Sí, las “x” se deben a que me parece una estupidez lo del lenguaje inclusivo. La negrita es para dejar claro que las mujeres no son estúpidas ni “una estupidez”, es una frase machista por ser femenina. Prosigo… No digo que ser homosexual es una aberración que no merece espacio en la televisión pero vender historias queer enfocadas en ser queer es nocivo para la razón porque se pretende liberar de unas cadenas que les aprietan más.

El problema no es que se besen, sino todo lo que deben atravesar personajes para hacerlo. Es decir, un drama heterosexualmente gay.

El problema no es que se besen, sino todo lo que deben atravesar personajes para hacerlo. Es decir, un drama heterosexualmente gay.

El problema no es que se besen, sino todo lo que deben atravesar personajes para hacerlo. Es decir, un drama heterosexualmente gay.

Tengo amigos homosexuales y los respeto, no porque sean homosexuales, ellos tiran como cualquier otra persona; su vida personal no me interesa, así como quiero que sea la mía para ellos. ¿Por qué las nuevas series no son así? ¿Acaso es difícil ver a un cocinero, artista, deportista, o albañil que no ande diciéndole al mundo que es homosexual, transgénero o lo que coño sea?

Por eso digo: ¡No a los gays en la televisión ni en ningún otro medio! No porque lo sean, sino por creer que siéndolo, merecen admiración, compasión y respeto. El tabú no es destruído si se “sale del clóset”, pero salir es actuar como los homofóbicos. Es decir, le das importancia a algo tan trivial como los gustos sexuales y sentimentales de alguien. Espero que en unos años disminuya y veamos series sin que sea necesaria la prominencia de uno o varios personajes por su sexualidad. Tal vez cuando dejemos de ver el sexo como un producto pero mientras tanto… nos quedan las pajas.

Si crees que soy marico por hablar del tema, es porque eres marico.