La respuesta corta: es demasiado cool

El universo de Marvel lleva tiempo en el mundo de las películas y series de tv. No es que antes no lo hubieran hecho, sino que los intentos previos fueron bastante limitados por el tema de la tecnología que se manejaba en ese tiempo. Pero ahora es totalmente posible crear y plasmar lo que está en los cómics sin problema.

En mi opinión, Marvel supo como llevar sus personajes a la pantalla grande de una manera exitosa y encantadora, cosa que no logró DC Comics. Ahora, se piensa que en las series de tv es DC los que están por encima. Pero si soy sincero, a mi me parecen mejores las series de Marvel. Estamos hablando de series como Daredevil, la cual es una de las más fuertes y que puedes disfrutar desde Netflix. Jessica Jones, Lue Cage y Iron Fist no se quedan atrás, aunque creo que no son tan buena como la primera.

FX quiere ser parte de este boom

Aunque todas estas series son exclusivas de Netflix, FX quiso animarse y ser parte de este movimiento convenciendo a Marvel de realizar una serie excelente llamada Legión.

Legion trata de la vida trágica de un mutante con poderes psíquicos altamente avanzados. Desde temprana edad, David Haller es diagnosticado con una enfermedad mental llamada esquizofrenia, la cual significa que la persona que la sufre desarrolla múltiples personalidades. Si ya de por sí es muy difícil ser un mutante en el mundo de Marvel, ya que estando son considerados peligrosos por el tema de no saber controlar su poderes, imaginen cuan marginado sería un mutante desequilibrado por un trastorno mental. La serie me enganchó con tan solo leer el argumento.

Sin Spoilers. Solo mi opinión

Odio los spoilers. Soy de las personas que, cuando hay un estreno importante, se desconectas de todas las redes sociales para impedir que algún sin oficio y mala persona (porque hay quienes solo quieren ver el mundo arder) publique algo que me dañe la película o serie que tanto esperé ver. Es algo que no pienso hacer. Prefiero que la vean por ustedes mismos y saquen sus conclusiones.

Lo que sí puedo decir es que esta serie es para ustedes, amantes de la psicodelia: el diseño artístico de los posters, la música y las actuaciones no tiene desperdicios. El personaje principal David, interpretado por Dan Stevens, te hace sentir cierta empatía con su sufrimiento y como sus relaciones están condicionadas por su problema. La interpretación me recuerda mucho al clásico y polémico Dr. House, así que vale la pena. Hablando un poco de efectos especiales, pienso que son geniales, sobre todo en el tema de maquillaje y desarrollo de personajes. Además de que tampoco requiere demasiado uso de pantallas digitales para lograr el objetivo, por lo que convencen mucho.

En comparación a los comics, la historia se aleja mucho de lo que en realidad pasó y cómo nació este personaje. Aunque lo esencial se mantiene intacto, hay ciertos puntos que se desvían en una dirección totalmente diferente. Sin embargo, como este es un personaje que no muchos conocen, ocurre lo mismo que pasó con él el fenómeno de Guardianes de la Galaxia. Cuando la película se estrenó, pocos sabían de la existencia de ese grupo, y ahora todos los aman y esperan la segunda parte con ansias. Por esto creo que pasará lo mismo con esta serie, y se ganará el afecto de muchos.

Así que ya saben… FX and chill.