PxPixel
Crean en el laboratorio un mini oído interno - Komienza | Vive tu vida al máximo
Por un mundo sin abuelitos sordos.

Los cincos sentidos con los que la mayoría de nosotros contamos nos permiten percibir nuestro entorno sin limitaciones. Muchas veces creo que no somos lo suficientemente agradecidos por contar con cada uno de ellos, ya que existen personas que lo darían todo por tener alguno que les falte.

Nacer sin alguno de los sentidos no es un golpe tan fuerte como haberlo perdido por alguna razón externa. Un accidente o una enfermedad son las dos razones principales por las que una persona los perdería. El problema con los órganos sensoriales es que funcionan mediante nervios que transmiten la información y, si alguno de estos sufre un daño, no se regeneran. He allí la razón por la que es prácticamente imposible recuperarlos, pero tal vez eso pueda cambiar.

Un grupo de científicos de diferentes universidades y centros de investigación de EE. UU. se han unido para lograr dar un paso clave para luchar contra algunos de los problemas auditivos más frecuentes. Mediante técnicas de medicina regenerativa, generaron un mini oído interno, estructura que permite la audición. Se cree que los seres humanos poseen alrededor de 75.000 células ciliadas, las cuales se encuentran alojadas en el oído interno, las cuales mueren con el pasar de los años y por medios externos como el uso de medicamentos como antibióticos, infecciones, alteraciones genéticas o por la exposición a sonidos muy altos. De hecho, es famoso el caso de músicos que han tenido que retirarse por la pérdida parcial de audición, como Phil Collins, uno de mis músicos favoritos, el cual gracias a Dios regresó este año a los escenarios.

Células madre para todo

Es fácil pensar que el ingrediente principal para este avance sean las células madres. Los investigadores crearon el mini oído interno cultivando este tipo de células en un entorno biológicamente favorable. Utilizando un molde en 3D, durante un año se fueron probando distintas maneras de cultivo para favorecer su desarrollo y crecimiento. También es importante tomar en cuenta las neuronas encargadas de transmitir señales desde el oído interno al cerebro, las cuales forman las conexiones con las células sensoriales.

Aún están lejos de devolver a un paciente la audición perdida. Se tiene esperanzas en la introducción total de uno de estos oídos internos en un paciente, lo cual aún es difícil de pensar, por no decir imposible de realizar. Pero los investigadores ya han empezado a estudiar estos órganos creados para averiguar cómo los genes implicados en algunos tipos de sordera interrumpen el desarrollo normal del oído interno y planean empezar a probar medicamentos.

Estoy seguro que no pasará mucho tiempo para que podamos dar con medidas sólidas para restaurar la audición y cualquiera de los otros sentidos perdidos.


Para los pacientes con pérdida de audición, la mejor alternativa actual son los dispositivos tipo audifonos para lograr mejorar su calidad de vida. Sin embargo, con este nuevo tipo de avance, tal vez las grandes compañías farmacéuticas piensen en el desarrollo de medicamentos aptos para evitar la degeneración auditiva, o inclusive su regeneración. ¿Quien sabe? Éste puede ser el inicio del fin para los audífonos.