PxPixel
La historia detrás de estas famosas e icónicas fotografías - Komienza | Vive tu vida al máximo
Uno de los más grandes fotógrafos compartió lo que pasó al otro lado del lente.

 Tener un papá historiador me ha enseñado que existe una historia detrás de todo, y que es de ignorantes pensar que todo es tal cual como parece a primera vista. Desde entonces, me han educado con las ganas de conocer el contexto de todo: libros, pinturas, obras y, sí, de fotografías.

Sin embargo, en la fotografía es algo diferente porque un escritor dura muchísimo más que un segundo para concebir un texto o contenido, y el pintor, el actor y el guionista, también. Pero el fotógrafo es capaz de captar un momento en un segundo sin mucha modificación de la realidad, al menos en el caso de Douglas Kirkland. Con algún que otro adorno, los fotógrafos no intervienen en las muecas o en las expresiones de las personas a las que congelan, porque así son y así las quieren mostrar.

Y todo lo logran en el tiempo que toma presionar un botón.

Además de Bert Stern, Kirkland es otro de los fotógrafos más famosos. Ha congelado momentos inolvidables para las leyendas de la cultura como John Lennon, Peter O’Toole, Elizabeth Taylor, Audrey Hepburn, Andy Warhol, y muchos más.

Kirkland empezó su carrera en la revista Look, y alcanzó la fama por una serie fotográfica protagonizada por Marilyn Monroe en 1961, cuando la revista estaba en su aniversario N°25. Luego pasó a trabajar para la revista oponente, Life.

Después de 60 años de trayectoria, esta leyenda comparte la historia detrás de sus fotografías famosas favoritas, con motivo de su exhibición en Beverly Hills titulada Douglas Kirkland: Beyond the Lens, y la publicación de su nuevo libro Freeze Frame: Second Cut.

Ahora, yo las comparto con ustedes.

Marilyn Monroe (1961)

AnOther Magazine

AnOther Magazine

“Era un fotógrafo muy joven en ese momento, y después de encontrarme con ella y tener una larga conversación de media hora, me dijo: ‘Necesitamos una cama, y sábanas de seda blancas, con álbumes de Frank Sinatra y una botella de champaña Dom Perignon. Si tenemos eso, sé que tú y yo podremos sacar muy buenas fotos’. Y ahí estaba yo: un niño de un pueblito de Canadá, con Marilyn Monroe diciéndome cómo iba a crear para mí fotografías extraordinarias. Algo que sin duda hizo”.

“Lo más interesante fue que Marilyn quería verlo todo, así que la mañana siguiente me puse a revelar todo el material en el laboratorio para que yo pudiese volver esa misma tarde. Entonces le llevé todas las fotografías como a eso de las 5 de la tarde. Cuando les echó un ojo rápidamente con sus lentes de sol, me dijo que esas fotos no iban a funcionar. Luego salió de la habitación y volvió sin los lentes, como más preparada para mirarlas con más atención. Empezó a enamorarse de las fotografías. Luego, me miró y dijo: ‘Ésta es el tipo de chica con la que a cualquier hombre le gustaría estar en la cama’. Y creo que ese era el logro de la sesión para ella en esos tiempos”.

Elizabeth Taylor (1961)

BuzzFeed

BuzzFeed

“Elizabeth fue la persona que inició mi carrera. En ese momento era la estrella de cine más grande del mundo, pero había estado muy enferma y se había escondido del ojo público por casi un año, y ésta era la primera vez en ese tiempo que el mundo la volvería a ver... si es que me dejaba fotografiarla. Algo que podrán notar es la cicatriz de su traqueotomía, lo que ella consideraba una declaración de quién era ella. Ella no la iba a esconder porque era algo que había salvado su vida”.

Audrey Hepburn (1965)

The Hollywood Reporter

The Hollywood Reporter

“Audrey siempre fue espectacular y siempre hacía fotos bellísimas. Era alguien que entendía la fotografía extremadamente bien, ella iluminaba la cámara y sabía cómo sacar el máximo provecho de una sesión. No era diva en ningún aspecto, ella sólo quería hacer lo necesario para sacar buenas fotos. Nos llevamos muy, pero muy bien”.

Coco Chanel (1962)

Mouche Gallery

Mouche Gallery

“Mademoiselle Chanel había más o menos desaparecido después de la Segunda Guerra Mundial, pero resurgió a mediados de los 60 y sus creaciones se estaban volviendo populares de nuevo, gracias a clientes como Jackie Kennedy y Lee Radziwill. Ella no se había dejado ver mucho y estas fotos eran una manera de traerla de vuelta para llamar la atención del público. Pasé cerca de un mes tomándole fotos en su salón en París mientras se preparaba para su desfile. Mademoiselle era brillante”.

Andy Warhol (1970)

CNN

CNN

“Aunque Andy era un artista, no me dio la más mínima dificultad para fotografiarlo. Esa era la belleza de estar con Andy Warhol: él era muy educado y permisivo, hizo todo lo que le pedí. Llegó al Chateau Marmont (donde hicimos la sesión) a tiempo, a las 9 de esa mañana tal como habíamos discutido antes. No creo que él y sus amigos hayan dormido algo la noche anterior, pero todos estaban bastante despiertos, vivos y listos para mi cámara”.

Judy Garland (1961)

The Red List

The Red List

“Había estado viajando con Judy por casi un mes. Como al final de ese mes, ella y yo estábamos juntos en el estudio y hablábamos sobre ciertas dificultades en su vida, algo que yo había observado antes. Así que tenía allí mi cámara sobre un trípode y a medida que hablábamos más, ella iba entendiendo qué era lo que yo había observado. Entonces comenzó a llorar. De todas las fotos que he tomado, ésta es una de mis favoritas, no porque estuviese llorando sino porque había cierta honestidad ahí”.

John Lennon (1966)

1stDibs

1stDibs

“John se había tomado un break de los Beatles, estaba por su cuenta haciendo una película al sur de España llamada How I Won the War. Él era adorable, en serio lo era. No manifestaba ningún tipo de dolor a afectación, hablaría contigo como si estuviese hablando con alguno de sus amigos. Así era John Lennon. Era, verdaderamente, uno de mis favoritos”.

Peter O’Toole (1964)

We Believe in Beauty

We Believe in Beauty

“Tomamos la fotografía en su casa en Londres como parte de una sesión de fotos. Yo tenía mi cámara Canon en un trípode mientras intentaba obtener una foto lo más iluminada posible. Así que hablé con él, entonces él se levantó e hizo ese gesto”.

Jack Nicholson (1975)

The Red List

The Red List

“Aunque no lo creas, esa foto había sido para la revista People. Fui a la casa de Jack, como se suponía, y él había dormido de más, por lo que estaba bastante fresco y alegre. Francamente, esa foto fue el resultado de él diciendo que quería tomarse una foto con una chispa de fuego. Entonces, agarró un fósforo, lo colocó en su boca, lo prendió y dijo: ‘Creo que me voy a fumar un fósforo’. Y así fue cómo ocurrió esa foto”.

Ann-Margret (1971)

LiveAuctioneers

LiveAuctioneers

“Ann-Margret hizo que le trajeran su motocicleta de Los Ángeles a Las Vegas, donde se estaba preparando para un show, así que fuimos a la carretera una mañana temprano. Mientras ella manejaba la moto, yo la fotografiaba desde la maleta de una camioneta que estaba manejando mi esposa, Françoise. Cuando por fin dije ‘La tenemos, Ann-Margret’, ella abrió sus piernas y gritó ‘WEEEE’, estaba muy alegre porque habíamos logrado tomar las fotografías, pero en su lugar, su reacción se convirtió en la fotografía”.

La fotografía no sólo es ese momento en el que una expresión permanece inmóvil, sino que es todo lo que llevó a esa persona, o elemento, a hacer dicha manifestación, una declaración de su forma de ser, de su existencia.

“Debes adaptarte a las circunstancias, de ahí es donde nacen las fotografías”, Douglas Kirkland.

douglas_kirkland

Texto original de Brian Galindo para BuzzFeed.