Historias desgarradoras y teorías cuestionables acerca de la temible Friendzone.

Cuando envié las solicitudes de historias de Friendzone, recibí de todo. Y en más de una ocasión me topé con un comentario como “eso no existe”. Así que, antes de que el violín melodramático comience a sonar de fondo, quiero aclarar lo que significa este término.

friendzone

La “Friendzone” es un término que popularizó la situación en la que Persona A se siente atraída por Persona B (muchas veces dentro de su círculo de amistad), y es rechazado de forma que la Persona B prefiere tenerlo como amigo que como novio. Sin embargo, muchas situaciones pueden generar dudas y preguntas frecuentes que prefiero aclarar ahora mismo. Si usted se hace amiga de la Persona B sólo porque intenta tener algo con ella y no una simple amistad, usted, querido señor, es un zamuro. Sí, sorry not sorry. Pero si en cambio usted se hace amigo/a de alguien e inevitablemente se siente atraído por él/ella, aprecia su amistad y aún así es rechazado, usted fue víctima de la Friendzone.

Sí existe, pero está mal tiranizar a la persona que te rechazó. Todo el mundo tiene el derecho de decir si algo o alguien le gusta o no. Sin embargo, no quita que fuiste friendzoneado. Una vez aclarado este punto, dejaré que lean estas historias que, sin poder evitarlo, resultaron ser bastante trágicas.

Andrés, 20: “Era una amiga, al principio era normal, y luego empezamos a hablar y salir en grupo con unos panas. A mí me empezo a gustar full, pues nunca me había puesto tan pendiente de alguien. Resulta que yo un dia le dije lo que sentía y ella me dijo que no iba pendiente. Aunque nosotros en verdad nos llevábamos muy bien. Pero el grupo se rompió por muchas peleas y todo se puso muy tenso. Total que yo decidí seguir siendo su amigo, porque ella es burda de pana. Muchos amigos míos pensaban que yo estaba loco o que estaba enfermo por ella. Al final se empató con el hermano de mi mejor amigo y tuve que calarme las salidas, besos, momentos incómodos, etc. Cuando pasó el tiempo, ya a mí se me había medio pasado todo, y ella sí reconoció que yo sí quería seguir siendo amigo de ella”.

Giphy

Giphy

Stefania, 21: “Una vez me gustaba un amigo con el cual yo hablaba todos los días de todo tipo de tema, todos los días nos veíamos, me iba a ver en mis competencias de natación, yo iba a su casa, el a la mía, veíamos películas, me abrazaba, me besaba las mejillas, me acariciaba el cabello. Yo obviamente en las nubes. Teníamos casi que todo en común. Un día chateando me dice que ha conocido una chama que le gusta y estaba feliz porque había encontrado a alguien con sus mismos ideales. Yo dije "nada puess, CORONÉ". Cuando voy a su casa a visitarlo con otro amigo mío, estaba otra muchacha con el abrazándolo y yo JURABA que era la prima o algo así porque se veía mucho mayor a el. Pues no. Era la personita que había conocido y que le volvía loco. Permanecí seria en todo el encuentro y me fui temprano sin intercambiar muchas palabras. Cuando me voy, me escribe para saber qué me pareció su "crush" y yo pues bueno "nermel, tienes amigas más lindas". A lo que me responde que le acababa de confesar su amor, el cual obviamente era correspondido, y así empezó con su relación de tres años en el cual se alejó de todos sus amigos cercanos (incluyéndome), hasta de su familia, todo por ella. Ella era súper simpática, no lo niego, y su cariño hacia todos era muy sincero. Al tiempo ya hablaba más con ella que con mi ex amigo. Después de tres años, él me escribe de nuevo para decirme que la borre del fb y la bloquee. Yo no entendía y cuando nos encontramos, me contó que le fue infiel con un hombre por lo menos 20 años mayor que ella y de otra ciudad. Le mintió a él y a la familia de ella para fugarse con el nuevo que había conocido por internet, cuando él la descubrió eso fue todo un drama. Hoy en día aún hablamos mucho, tiene otra relación y jamás se enteró de lo que sentí por él por dos años”.

Giphy

Giphy

Juan, 22: “Era el 2013 y estaba a punto de graduarme del colegio. No estábamos haciendo casi nada, así que mi tía me dijo que me metiera en un curso de baila para mejorar ‘mi estilo’ para la graduación. El ambiente era demasiado chévere así que me lancé y me inscribí en uno de danza urbana. Conocí a varias personas burda de panas, entre ellas a una chama con la que me llevaba bastante bien, pero en el fondo me atraía porque era burda de linda. Me la pasaba con ella y me gustaba cada vez más. Pero tampoco era un chanceo como tal porque en ese momento no sabía chancear. Y creo que sigo sin saber. En esa época yo me iba un tiempo para Aruba, entonces mis panas planearon una despedida sorpresa y la invitaron a ella. Pasé un buen rato con ella, jodimos y bueno, nos besamos. Fue bastante cool, fue muy cool, y me empepé con ella boletísima. Cuando se acabó la reunión, yo me fui para Aruba y aunque seguíamos hablando no era lo mismo. Cuando llego para Venezuela en el 2014, ella se iba a Estados Unidos, así que me invitó a mí y a unos panas a una reunión en su casa. Jodimos burda y al final de la noche todo el mundo o se había ido o ya estaba borracho pa’ la mierda. En una de esas le dije que me gustaba y tal, y que hubiese preferido que lo nuestro surgiera en otras condiciones. Ella me dijo que ya lo suponía, pero que no me veía de la misma forma, que era mejor como amigos. Eso me pegó burda. Igual tampoco me daba ilusiones porque ella se iba pues. Pero eso era lo mínimo que podía hacer, decir que me gustaba. Luego se fue y bueno, seguimos hablando pero normal, muy de vez en cuando”.

Giphy

Giphy

Pero no siempre tiene un final triste…

Giphy

Giphy

Arturo, 21: “Es medio largo el peo. Ahorita estoy en el cuarto año de la carrera y llevaba siendo amigo de la chama desde el colegio. Me la presentó una pana que estaba saliendo con un amigo mío, y bueno, yo le gusté y vaina. Pero yo no sabía qué hacer pues, era un chamito. Entonces cuando entré en la universidad, de vez en cuando la veía y hablábamos, chill. Después de un tiempo yo comencé a salir con otras chamas, y ella también. Luego empezamos a salir que si a museos, centro culturales en plan de amigos porque la chama era burda de pana. Incluso conocí a sus dos novios y todo. Ya cuando estaba con el segundo me empezó a gustar, en todas estas seguíamos saliendo normal y cuando el imbécil termina con ella seguimos en el peo. Eso fue en octubre, pasaron unos mesecitos y como en enero empieza un juego ahí extraño que yo no sé qué quiere la pana. Me invita a salir el Día de San Valentín, me deja que la agarre de la mano, pero no pasa nada, ni un beso, nada. Ya a mí me estaba encantando la chama, tenía que hacer algo. Cuando salimos a ver una obra, le digo que a dónde va esto y ella me dice que no quiere nada con nadie porque la pasó demasiado mal y vaina, y bueno, la cagada, quería que siguiéramos saliendo en plan de amigos. Yo tenía que besarla así que aproveché y bueno, ahí se acabó. Estuvimos toda la noche buscando un cajero para pagar cada uno un taxi y yo me sentía demasiado chimbo. Pero no, no iba a caer en la fuckin’ Friendzone, así que cada vez que me invitaba a salir no estaba seguro de poder verla y le decía que no podía. Incluso hablé con una amiga de ella que me preguntó por la chama, y bueno, le conté lo chimbo que había sido y ya”...

Aquí no termina la historia. Permítanme completarla: después de que el pana se alejó de ella de una forma súper dramática, no tuvo de otra que dejarlo ser. Pero con el pasar de las semanas, ella pensaba todo el tiempo si no la había cagado al rechazarlo. Y hubo un punto en el que todos preguntaban por el chamo, lo que a ella ya le parecía demasiado extraño. Era su amigo, la conocía demasiado bien y sabía qué comida o música le gustaba, así que reflexionó un poco. No hizo nada, hasta que su mejor amigo dijo: “Si eres gafa, él es bello y además te aguanta demasiado”. Y ya era demasiado, así que decidió hablar con el chamo para ver si era posible seguir el plan de salir a ver qué ocurría.

Esto dió como resultado una pareja demasiado melosa y mariquita, porque qué mejor pareja que tu mejor amigo. O qué mejor amigo que tu pareja. Esa es una pregunta que nace cuando le das la oportunidad a esa persona que se ha calado tus estupideces, tus dramas y tus gustos extraños.

Esta historia es la mía. La quería compartir con ustedes para que supieran que nada es imposible, y que eso de la friendzone es una situación en la que tú decides si ser una víctima o no.

Sin más nada que agregar, good luck, my friends!

Giphy

Giphy