No todo es bonito en este mundo digital.

El futuro ya está aquí, y eso nadie lo puede negar. Las cosas han cambiado tanto desde la década de los 90, donde tener internet en tu casa era un lujo. Aún recuerdo cuando mi papá lo puso por primera vez en nuestra PC, con el famoso cable del teléfono que hacía un sonido muy particular, extraño para los niños de hoy en día, pero que a nosotros nos lleva al rincón de los recuerdos.

Giphy

Giphy

Está de más mencionar que de niños no contábamos con smartphones, por lo que disfrutamos de la vida de otras maneras, y que ciertamente estábamos más seguros de muchas amenazas presentes hoy en día en las vías online. El principal problema comienza cuando las personas quedan atrapadas en la web y se sumergen por horas y horas, llegando a descuidar sus vidas. Esto lo vemos más que todo en los jóvenes entre 14 y 28 años, los cuales nacieron ya con el internet en sus vidas y rodeados de un mundo digital y dispositivos que se han integrado completamente en sus vidas. Debido a esto, la asociación Proyecto Hombre, especializada en tratar adicciones, lleva unos años ocupándose también de los menores que presentan alta ocupación de su tiempo en la red.

Elena Presencio, directora general de Proyecto Hombre, declaró: “Hemos detectado un aumento de la demanda por uso abusivo de Internet especialmente por parte de la población joven. La percepción de riesgo también crece entre las familias, que recurren, junto a menores y adolescentes, a nuestros programas.” Además, el presidente de la asociación, Luis Bononato, sobre datos recogidos por ellos mismos, comentó: “Hemos detectado una tendencia al alza de jóvenes con uso abusivo de TIC. En el periodo 2013-2016, se produjo un ascenso en la demanda de ayuda a Proyecto Joven, pasando de un 0,42% de los casos en el primer año a un 2,8% en 2016. Esta cifra, si bien no es especialmente alta, refleja un incremento progresivo entre la población juvenil. El 80% de los casos que llega a Proyecto Hombre, lo hace por sus familiares, quienes solicitan ayuda para afrontar la situación.”

Según los estudios realizados por esta organización, las personas cada vez más jóvenes tienen acceso a un dispositivo móvil con internet. De hecho, un 74% de ellos afirma haber tenido uno entre los 10 y 14 años. Por lo general, el mayor uso que estos le dan es para chatear; después se encuentra el uso de las redes sociales, escuchar música y, como último, el hablar. Lo más preocupante de todos los resultados es que un 80% de las familias admite la ausencia de un seguimiento continuo del uso que sus hijos hacen del internet- Peor aún, la mayoría de los jóvenes desconocen los riesgos presentes, y se siente impunes cuando actúan en la red.

Con el uso del internet pasa igual que con los videojuegos. Cuando te ves inmerso en ellos, sientes que no pasa el tiempo, por lo que no te percatas de todo lo que estás invirtiendo. Recuerdo una vez que me enfiebré con un juego que me mantuvo pegado a la pantalla del televisor. De hecho, una vez revise cuánto había jugado en un día, y salía que había pasado 13 HORAS ahí. La verdad es que no sé cómo pasó. En fin, es una prueba de que el tiempo vuela cuando te diviertes. Tal vez demasiado. Y lo que llama más la atención es que, entre los datos más significativos de una encuesta realizada con la Escala de Uso Compulsivo de Internet, por una delegación del Plan Nacional Contra la Drogas, entre los años 2014 y 2015, destaca que sólo el 18,6% de los adolescentes reconocen hacer uso abusivo de la red. Y el detalle más llamativo es que la mayoría son chicas, cuando generalmente se cree que es el sexo masculino que más abusa de esto, así que queda confirmado que a las mujeres les gusta el internet tanto o más como a nosotros. No lo nieguen.