PxPixel
La necesaria e increíble confirmación del mito de que los exes que pueden ser amigos - Komienza | Vive tu vida al máximo
Además de una rara y forzada receta que di a luz en mi extraña pero fructífera experiencia.

Imagino que la palabra “ex” evoca en ustedes recuerdos desastrosos como peleas, gritos y trapitos sucios. Otros simplemente prefieren no desperdiciar sus pensamientos en ese ser infernal. Sin embargo, hay algunos que tienen esa vocecita en la cabeza que les pregunta si es cierto el mito de que los exes pueden ser amigos. En ese caso, estoy aquí para decirles que sí es posible. Te lo dice una sobreviviente del drama que va a verse con su grupo de mejores amigos hoy en su casa, y entre ellos está (chan chan chan) su ex.

Se ha convertido en uno de mis mejores amigos, indispensable en las selectas bebederas y en las importantes salidas por las películas de matanza salvaje. Es mi confidente y el mejor relationship advisor para situaciones en crisis.

No les diré falso testimonio. fue una batalla, varios soldados salieron heridos, pero terminó en victoria, material para chistes y buenos cuentos. Mucho después nos dimos cuenta de que no cualquiera es capaz de lograr tal hazaña. La mayoría hace lo más fácil, que es “mandarlo a comer excremento”, y otros simplemente permiten que se vuelva en una relación que intenta ser amistosa pero resulta ser agotadoramente tóxica. Aunque, para suerte de ustedes, tienen a un testigo del poco creíble mito.

Ahora, obviemos la parte en la que piensan que soy una rara por siquiera intentarlo. Fue mi primer amor, mi compañero de trabajo y además formaba parte de mi círculo de amigos. Así que se podrán imaginar. En parte fue divertido acostumbrarme a verlo todo el tiempo. Me quitó esa ansiedad y esos impulsos psicópatas/asesinos que cualquier ex neófito puede llegar a sentir.

Antes de comenzar con las frases cliché de “el tiempo lo cura todo” y “simplemente no era el correcto”, prefiero hacerlo tipo receta, como cocinar un plato principal. Para esto es necesario que comparta con ustedes estos forzados y rebuscados ingredientes que no se consiguen en cualquier parte. Probablemente tengan que hacer cola para encontrarlos, pero el resultado será grande.

Ingredientes

  • 2 personas humanamente decentes.
  • Una pizca de madurez.
  • Una cucharadita de no ser tan intenso.
  • Una taza de honestidad.
  • Dos cucharadas de caerse bien (mearán fuera del perol sin este ingrediente).

Preparación

Primero, mezclar a las dos personas humanamente decentes con la piza de madurez y las dos cucharadas de caerse bien. Amasar todo por un buen rato, más o menos por cinco meses si tienen suerte. Una vez que vean que la masa se está rompiendo, tienen que echarle poco a poco la taza de honestidad y la cucharadita de no ser tan intenso. Y cuando crean que ya esté lista, la pueden meter al horno. Queda de su criterio no dejar que se queme.

Estoy impresionada de lo lindo que puse a lo que prácticamente fue la guerra de Troya concentrada. Con varios novios, algunos dramas y un toque de celos que al final se fueron disolviendo poco a poco en la masa.

Tal vez esté siendo un poco dramática de nuevo, pero la premisa base es el hecho de caerse bien. No es justo que dos personas que la pasen brutal en una salida al cine con los panas se odien de por vida y hasta se nieguen en la calle a lo San Pedro. Eso no trae ninguna paz mental a nadie, y no se vuelve en un cuento cool de escuchar.

Así que el consejo de Carla Child es: trátense de pana como amigos, díganse la ugly truth cuando sea necesario, y háganse los locos de vez en cuando. La vida es muy corta para negar a los amigos y para vivir del drama.

#LeccionesDeUnaSobreviviente