El hobby de Lynch.

Pronto se estrenará la tercera temporada de la retorcida pero brillante serie Twin Peaks. La burla a las típicas novelas estadounidenses parece retomar el mismo cast de la temporada pasada. Y ahora, 25 años más tarde, vuelven para darle continuidad al color rojo, a los moteles, a los cafés, a los pies de cereza, ¡ah! y a los asesinatos.

En el Festival de Cine de Cannes se anunció el regreso de Twin Peaks, el bebé de David Lynch, el excéntrico genio a quien abuchearon en el mismo lugar cuando se estrenó, por allá en 1990, y que este año se pararon para aplaudirle. El buen karma conmueve.

Él y el co-creador Mark Frost serán los únicos encargados del guión y de la dirección, a diferencia de las temporadas pasadas cuando cometían el pecado de dejarle la batuta de dirección a directores invitados. Ellos parecen estar claros de los cabos que dejaron sueltos en la segunda temporada.

Demostraron no ser pendejos pues “cerraron” la serie de forma que pudiera ser posible volver en algún momento, dejando así a los fans descansar en paz. Aunque esperemos que no de la misma forma que dejaron a la pobre Laura Palmer (los que no sepan quién es, ya les diré).

Reminder: Twin Peaks trata de un asesinato, pero no completamente. La típica reina adolescente estadounidense, Laura Palmer, es la víctima, y un detective del FBI medio freaky se hace cargo de la investigación. Pero lo fino de la serie es que al principio te muestran el típico pueblito estadounidense, con sus restaurantes y con los habitantes que entre todos se conocen, y a medida que las excentricidades y la curiosidad por lo raro nos sumergen en la historia, se nos revela la verdadera identidad de los vecinos ficticios. Un típico retrato estadounidense que se va quemando por los bordes.

Ése es el hobby de Lynch. Exponer al estadounidense convencional y mostrarle su verdadero rostro en el espejo. Claro, en su propia y pervertida forma, donde lo surreal es demasiado sencillo cuando lo comparamos con el verdadero realismo, corriente que aunque nos cueste creer, es el perfecto para describir a nuestro pana Lynch, quien al parecer no renuncia a su intención de vernos reflejados en la pantalla, tanto grande como chica.

Esta temporada contará con 18 episodios y será presentado por Showtime, ¿te lo vas a perder?