Una buena película erótica no necesita de desnudos ni de sexo gráfico, sino de buen empleo de la palabra “deseo”.

Deja el show, porque si eres un cham@ mayor de 16 años, ya el término erótico forma parte de tu vida cotidiana. Pero si piensas que te expondré una serie de películas porno, te recomiendo que cierres esta página ya, porque existe una inmensa diferencia entre lo erótico y lo pornográfico, y esa será la primera y única lección en este texto. El erotismo no necesita de la desnudez gráfica para lograr enganchar a la audiencia. Sólo requiere de lo único que nos lleva a eso. No es muy difícil, y se trata del deseo.

Mario Vargas Llosa una vez dijo que “la pornografía es un erotismo mal escrito”, porque es muy fácil hablar del coito, pero una cosa muy distinta es hablar del sexo, asunto que ha hecho a la humanidad arrancarse los pelos tratando de descifrar sus secretos. Aunque Vargas Llosa era escritor, mientras que nosotros vamos a hablar es de películas, es importante pararle bolas porque igual estamos hablando de historias.

Con estas películas entenderás a lo que me refiero. Un buen maratón, si quieres que tu date entienda el mensaje sin ser muy obvio, y sin acudir a la ridiculez de 50 Sombras de Grey.

The Dreamers (2003) de Bernardo Bertolucci

thedreamers3

Con la diosa Eva Green, habla de tres jóvenes amantes del cine que a la vez viven la excitante revolución sexual de la segunda mitad del siglo XX. Experimentan la amistad, el sexo y la rebeldía espiritual, añorando un mundo sin violencia donde sólo exista la cultura y el amor.

El Oscuro Objeto del Deseo (1977) de Luis Buñuel

2015-16_Cet_Obscur_Objet

Esta película es una de mis favoritas porque te muestran a dos mujeres haciendo de la misma amante de acuerdo a la voluntad del protagonista, un hombre mayor que se enamora de una chica mucho más joven que él. Tiene un plot twist que te hace dudar de todo en la vida.

Last Tango in Paris (1972) de Bernardo Bertolucci

US Weekly

US Weekly

Otra vez con ese hombre que, cuando se trataba de deseos intensos, él era el primero en ofrecerse. Un clásico del cine que encierra a dos amantes en un hotel. El personaje de Marlon Brando es muy mayor, como si Vito Corleone tuviera un romance con una muchachita. Igual es fascinante por la intimidad que construyen, donde intervienen sonidos de animales y mucha mantequilla.

Love (2015) de Gaspar Noé

346782

Habla del sexo como una cuchilla de doble filo. Puede significar la extensión del amor o una forma de joderlo completamente. Se trata de una pareja que disfruta las libertades que ofrece el intrigante mundo del sexo, sin perder lo más importante para ellos, el amor. Bueno, o al menos eso intentan.

Eyes Wide Shut (1999) de Stanley Kubrick

34142

Algunos dicen que no es su mejor trabajo, pero yo opino todo lo contrario. Esta película expone lo que ocurre con un matrimonio cuando la frecuencia y la intimidad pierden valor. Entonces cada uno experimenta varias formas de recuperar eso que perdieron, pero por su propio lado. Volviendo luego a una normalidad difícil de creer.

Belle de Jour (1967) de Luis Buñuel

740full-belle-de-jour-screenshot

¿A qué mujer rica y casada se le ocurriría meterse a prostituta? Sólo al personaje de Catherine Denueve. Ella decide tomar las riendas de su vida sexual y tener una vida secreta como prostituta, atendiendo a todo tipo de hombres. En el transcurso logra que un criminal se enamore, y ella no podría estar más orgullosa.

9 Weeks and ½ (1986) de Adrian Lyne

Skarmavbild-2017-02-07-kl.-14.28.10-1024x568

Si un Mickey Rourke sin operaciones y deformidades en la cara te pide que pases con él nueve semanas y medias, tú no lo piensas, Tú dices “¿Cuándo empezamos?”. Esto fue lo que hizo una Kim Basinger divorciada y con intenciones de aprender tanto del sexo como del amor. Antes de Anastasia Steele y Christian Grey estuvieron ellos.

Quise incluir alguna película de Almodóvar, pero me di cuenta que terminaría poniéndolas todas. Porque él es un director que trata el erotismo como Stephen King el terror. Así que lo dejo hasta acá esperando que sea suficiente para ti, que aunque no todas tienen un mensaje contundente, sí tienen cierto encanto.

Te enseñan algo más que el sexo: te muestran la necesidad del ser humano de querer algo, sea a través de eso o del amor. Conceptos que bien podrían confundirse.