PxPixel
Estas bandas de la Invasión Británica influenciaron al rock de hoy - Komienza | Vive tu vida al máximo
Old but gold

La historia dice que los ingleses han invadido otros territorios para imponer su cultura a punta de fuerza y sangre. Un grupo de jóvenes siguió la tradición sin matar a nadie, bueno, de emoción sí. Estados Unidos fue el objetivo, sus habitantes ya disfrutaban del rock and roll desde hace años; Elvis Presley, Little Richard, Jerry Lee Lewis, Buddy Holly, entre otros, para dar algunos ejemplos. Al finalizar los cincuenta, el género estaba muriendo, Presley se había marchado al servicio militar, Chuck Berry ingresó a prisión, Little Richard se convirtió en predicador, Buddy Holly murió en un accidente aéreo y Jerry Lee Lewis se casó con una niña de trece años, siendo así blanco de la crítica. La década del sesenta inició como cualquiera: abierta a cambios. Estos artistas ya no estaban a la vanguardia, el lugar fue tomado por una serie de bandas inglesas que paradójicamente se inspiraron en sus precedentes estadounidenses para revolucionar no sólo un género, sino la música en general. Los músicos de hoy se han influenciado de aquella camada pero no han hecho la revolución como sus ídolos.

Volvamos a los sesenta. El efecto no tardó en la sociedad estadounidense, y no era de menos, a finales de 1963 ya se estaba escuchando una nueva propuesta cargada de actitud, estilo e indumentaria diferente a la de las generaciones anteriores. Los conciertos fueron masivos; el volumen de los gritos opacaba al de los amplificadores, como en el caso del Shea Stadium; la producción de videoclips; los fanáticos comenzaron a imitar a los músicos en el modo de vestirse. En otras palabras, la cultura británica había vuelto al país como en la época colonial. Claro, esta vez fue diferente. La “guerra” era entre bandas. Más de 40 dedicadas a tocar beat, rhythm and blues, rock and roll o folk, pisaron suelo estadounidense para demostrar que en un país frío y aburrido se estaba haciendo algo bueno. Estados Unidos era la industria, una oportunidad que nadie podía dejar de esperar. Luego de la influencia musical, las décadas posteriores fueron más fáciles para las siguientes generaciones.

Lo que hoy conocemos del rock, no es nada nuevo. Se dice que el british rock es el mejor del mundo. Esta posición no tomó forma de la nada, fue gracias a esta gente:

The Beatles

La Beatlemanía llegó a Estados Unidos por primera vez el 7 de febrero de 1964. La carrera de la banda ya era impecable en Inglaterra, y años anteriores estuvieron de gira por Hamburgo, Alemania. Al regresar a su tierra natal, el ímpetu los abrazó. En 1963, luego de haber lanzado el sencillo Please Please Me, las cosas mejoraron. Del otro lado del mundo había curiosidad y expectativa por verlos en vivo. El sencillo I Want to Hold Your Hand, que vendió cerca de uno y medio millones de copias en tres semanas, fue presentada por primera vez para The Ed Sullivan Show, y más 73 millones de televidentes disfrutaron de este momento histórico para la banda. Sin que George Harrison, John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr se dieran cuenta, iniciaron la Invasión Británica.

The Rolling Stones

The Beatles ya había preparado el terreno, y después de su primera visita a Estados Unidos, The Rolling Stones también lo hizo meses después ese mismo año. Recorrieron el país tocando en conciertos y programas de televisión; por supuesto también en The Ed Sullivan Show. En 1965, lanzaron su tercer disco Out of Our Heads, donde se encuentra I Can’t Get No (Satisfaction), el primero de los número 1 que tendrían después en Estados Unidos. Esta canción es considerada por la crítica como una de las mejores de la música contemporánea, y Brian Jones, Mick Jagger, Keith Richards, Bill Wyman, Ian Stewart y Charlie Watts fueron los culpables. Mientras que The Beatles proyectaba una imagen de chicos buenos, estos muchachos eran todo lo contrario, eran los rebeldes. “¿Dejaría usted que su hija se casara con un Rolling Stone?”, era uno de los numerosos titulares de la prensa.

The Animals

The Animals también fue una banda de chicos malos. Su adaptación de la canción popular House of the Rising Sun obtuvo el número uno en las listas británicas y estadounidenses, siendo así la segunda banda inglesa en hacerlo. A finales de 1964, editaron su primer LP The Animals, y canciones como We Gotta Get out of This Place, It's My Life y Don't Let Me Be Misunderstood fueron unas de las más populares. La banda atravesó varios procesos de ruptura que no la hicieron trascender. Eric Burdon y sus muchachos desistieron a la idea de seguir. Sin embargo, sus primeros materiales aún permanecen en el imaginario de los melómanos.

The Who

A medida que llegaban nuevas bandas, cada una fue aportando algo nuevo, y The Who no fue la excepción. Mientras que sus compatriotas tocaban al ritmo de Yeah Yeah, este cuarteto tocaba en vivo con energía. Roger Daltrey, Pete Townshend y Keith Moon rompían sus instrumentos mientras que el bajista, John Entwistle, los miraba. Esto ya no era algo tan nuevo, ya en los 50 se había visto a un Jerry Lee Lewis hacerlo, pero lo de The Who era otro nivel. La banda alcanzó la fama en 1965 con el sencillo I Can't Explain, y ese mismo año editaron su primer LP, My Generation. Las canciones que lo conforman, incluyendo el título homónimo, son un himno de aquella generación.

The Kinks

Ray Davies, fundador de esta banda inglesa, compuso dos de las grandes canciones que influyeron en la escena estadounidense: You Really Got Me y All Day and All of the Night. Los riffs de guitarra eran agresivos para la época. Ellos, sin saberlo, influenciaron musicalmente al punk décadas después. Su aporte, en comparación al del resto, no era mucho en cuanto a producción de discos, pero les bastó lanzar dos temas para revolucionar el rock.