Y lo dejó bien en claro

El pasado miércoles 14 de junio, un activista crítico con el gobierno de Estados Unidos abrió fuego contra un grupo de congresistas del partido republicano que estaban practicando béisbol para un partido benéfico, en la localidad de Alexandria, Virginia. En el tiroteo resultaron heridas cinco personas, y una de ellas en estado de gravedad.

_96492348_virginia_shooting_624_spanish

James T Hodgkinson, el atacante, preguntó si los que estaban allí eran demócratas o republicanos, y luego entró al campo con una pistola y un rifle y le disparó a todos los que estaban allí, incluyendo a congresistas, familiares y asesores.

James, de 66 años, resultó herido por la policía que trataba de controlar la situación. Murió luego en el hospital.

Según Jeff Flake, senador republicano de Arizona, el tiroteo duró alrededor de 10 minutos, ya que James “tenía una gran cantidad de municiones”.

Entre los heridos, el que resultó en peor estado fue el congresista Steve Scalise, coordinador de la mayoría republicana de la Cámara de los Representantes, ya que recibió un disparo en la cadera.

_96489345_8376176e-db3c-4add-ad0d-a7cb1f884753

Las otras personas que resultaron heridas fueron identificadas como los policías Krystal Griner y David Baile; Matt Mika, ex asesor parlamentario y miembro de un grupo de cabildeo ante el Congreso; y Zachary Barth, asesor de la oficina del congresista de Texas, Roger Williams.

El presidente Trump no tardó en pronunciarse en contra del incidente. Declaró en un comunicado “Estamos profundamente entristecidos por la tragedia (…) Nuestros pensamientos y oraciones están con los miembros del Congreso, su personal, la Policía del Capitolio, los equipos de emergencia y todos los demás afectados”.

Trump describió el incidente como un “asalto muy brutal” desde la Casa Blanca, y también dijo que “Estados Unidos está rezando por todas las víctimas de este terrible tiroteo”.

_96490269_hi040053383

Bernie Sanders, el ex candidato a la presidencia de los Estados Unidos, declaró “Acabo de ser informado de que el supuesto atacante es alguien que al parecer fue voluntario en mi campaña presidencial”. Luego añadió “la violencia de cualquier tipo es inaceptable en nuestra sociedad”. También dejó en claro que estaba “asqueado por este acto despreciable”.

Por otro lado, Steve Scalise ya fue operado y se está recuperando, informó el republicano Kevin McCarthy.