17077363_1830479517203906_5229477494423289856_n-1024x1024

Antes de Gal Gadot, el ícono feminista del 2017 fue Fearless Girl, una estatua de bronce parada con una mirada valiente y desafiante ante el icónico toro de Wall Street. Fierce AF.

La idea era representar el poder de mujeres en posiciones de liderazgo. No solamente a través de la pose de la estatua, sino precisamente por el juego que hace al estar directamente retando al Charging Bull, creado originalmente para representar la fortaleza del pueblo estadounidense. También conocido como el fondo preferido de los dude/bros de Wall Street para sus selfies, a las que seguramente les ponen “work hard, play hard” de caption.

Fearless Girl apareció justo antes del día de la mujer de este año, el 7 de Marzo del 2017, y fue concebida por un par de badasses: Tali Gumbiner, copywriter senior, y Lizzie Wilson, Directora de Arte senior, ambas de McCann NY.

Tal como su némesis, fue pensada como una instalación momentánea, pero también fue tan bien recibida por el público que extendieron sus permisos. Cosa que, irónicamente, molestó al creador del toro Arturo Di Modica, quien dice que la nueva estatua corrompe el significado de su toro. En cierta manera tiene toda la razón, es difícil ver al toro como él quería, un símbolo de prosperidad, en vez del enemigo de una niña. Aún así, eso no es culpa de Fearless Girl. Ya el significado del toro había tenido problemas antes cuando las protestas de “occupy Wall Street” lo utilizaron como símbolo de la avaricia corporativa contra la cual se “rebelaban”.

lead_960

La estatua tiene sus detractores en cuanto a lo que representa realmente y el mensaje que intentó llevar, pero a nivel de lo que es realmente -AKA, una campaña publicitaria- lo tiene TODO para ser la mejor campaña del año. Es súper “instagramable”, tiene un mensaje fácilmente digerible con un hashtag fácil de recordar, tuvo un alcance global inigualable y recaudó aproximadamente 7,4 millones de dólares en publicidad gratis.

Fue tan exitosa que la alcaldía de NYC le permitió extender su estadía a un año, y además es básicamente el La La Land de las campañas publicitarias, este año se espera que se gane todos los Lions de Cannes.

Sin embargo, Fearless Girl estuvo a punto de ser Fearless Cow y tal vez la campaña más accidentalmente ofensiva. Cuando se comisionó el proyecto, por alguna razón totalmente inexplicable, a alguien con muy poca capacidad para predecir catástrofes publicitarias y memes contraproducentes, se le ocurrió que sería una idea genial representar la equidad de género a través de… una vaca. Because fuck logic.

La idea original era poner una estatua de una vaca frente al toro, ofrecer cero explicaciones y luego, durante el último día de la instalación, poner embajadores de la marca para explicar todo el proyecto, y supongo que por el camino de total falta de lógica por el que iban, la propuesta incluía promotoras con uniformes de Hooters.

Afortunadamente, el cliente nunca aceptó la propuesta y el proceso creativo eventualmente los llevó a Fearless Girl, lo cual nos habla de un futuro en la publicidad que, con un poco de suerte, no tiene que ser tan odioso con las mujeres.