Hanami: el Festival de la Flor de cerezo - Komienza | Vive tu vida al máximo

Muchas son las imágenes distintivas de la cultura japonesa: las geishas, los samuráis, las katanas y las paredes de papel blanco entre otras cosas. Pero sin duda alguna la imagen natural más emblemática del país son los árboles de cerezo cuando están floreados. Vienen siendo como el araguaney versión japonesa.

DSC_7125.600x

Y es que son increíblemente hermosos y llamativos. Hasta más de uno se lo ha tatuado. ¿Se imaginan avenidas y calles enteras franqueadas por ellos? Eso es otro nivel.

Estos árboles florecen durante dos semanas, cuando las bajas temperaturas del invierno empiezan a subir. Sus botones florecen, dándole la bienvenida a la primavera. Florecen desde finales de marzo hasta principios de mayo, dependiendo de la región en la que se encuentren.

DSC_5862.600x

En estas fechas ocurre una tradición japonesa llamada hanami, que consiste en observar las flores; sobre todo las de cerezo. Y es tan sencillo como ir a un parque, hacer un picnic con familiares y amigos bajo estos árboles y deleitarse con sus flores. Esta gente es muy cool. O sea, hasta los empresarios se van en grupo a ver las flores. Too cool for you.

Es increíble la cantidad de personas que se reúnen para celebrar esta tradición. Son miles y miles los que se toman el día para admirar la naturaleza. Esta celebración empieza durante el día y se extiende hasta la noche.

DSC_5853.600x

La flor de cerezo tiene un significado importante para esta cultura. Se dice que ésta era el ideal de los guerreros samurái, ya que estos querían morir mientras mantenían su esplendor, en plena batalla, manteniéndose honorables. La flor del cerezo cae sin marchitarse. Vainas místicas de gente mística.

festival_flores_5 (1)

Por otro lado, en Ciudad de México decidieron que también tendrían un festival de la flor de cerezo este año en honor a la tradición japonesa. En éste (que para asistir debes pagar) también disfrutan de estas flores mientras aprenden de la cultura japonesa. Hay venta de libros y artículos curiosos de Japón, música, bailes y degustación de comida. Nada mal, México querido.

En fin, esperemos que este festival se globalice y llegue a muchas partes del mundo. Y aunque este árbol no se da por estos lares, no estaría mal una exposición fotográfica o algo parecido.

DSC_7063.600x