La última de Trump - Komienza | Vive tu vida al máximo
Trump y el FBI

Una vez más, Trump nos demuestra que su capacidad para asombrarnos es infinita.

En los años de antaño, lo hacía con su misoginia en contra de las chicas que participaban en su concurso de belleza “Miss Universo”, con sus cortas apariciones en películas de comedia, con su famoso muro, con su nuevo color de piel anaranjado... en fin, la lista es larga. Pero su último acto fue despedir de manera random al director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), James Comey. Esto sucedió el pasado martes 9 de mayo, y resultó en un gran escándalo en Washington. Ahora ustedes se preguntarán el porqué.

Empecemos con la forma súper abrupta en que ocurrió. De un día para otro, Trump decidió que no lo quería más a él en ese cargo tan importante (o en ningún otro). Es como si pensaras que todo va bien entre tu jeva y tú, y de repente ella te manda un correo diciéndote que termina contigo porque a equis persona no le gustas. Ouch.

El presidente decidió que la mejor manera de hacerle saber a Comey que lo destituía de su cargo era enviándole una carta. Una carta corta (demasiado corta) y directa, sin ninguna explicación.

_95999689_e002840a-c7a0-4ecc-bb20-909d29a415f1

“Querido director Comey,

He recibido las cartas adjuntas del secretario de justicia y del subsecretario de justicia de Estados Unidos recomendando su despido como director de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés). He aceptado su recomendación y por la presente usted termina y es retirado del cargo, con efecto inmediato.

Aunque aprecio enormemente que usted me haya informado en tres ocasiones diferentes que no estoy bajo ninguna investigación, coincido con el juicio del Departamento de Justicia de que usted no está en capacidad de liderar efectivamente la Oficina.

Es esencial que para el FBI encontremos un nuevo liderazgo que restaure la confianza y seguridad pública en su misión vital de aplicar la ley.

Le deseo la mejor de las suertes en sus esfuerzos futuros.

Donald J. Trump”

Y cuando se le pregunta a Trump sobre su decisión, este no hace otra cosa más que contradecirse. Dice que la decisión la tomó él solito, contradiciendo la razón que expone en la carta. Cuando le preguntan si lo despidió debido a la investigación que realizaba por la interferencia rusa en las elecciones del país en 2016, dijo que no. Pero en una rueda de prensa dice que fue por “esa cosa Rusa”. Decídete, pana.

Se supone que cuando destituyes a alguien de su cargo es porque este ya la ha venido cagando con anterioridad, y sobre todo si se supone que tú debiste darle unas advertencias previas. Eso es lo correcto.

Al parecer, Trump tiene la idea de que porque es presidente puede hacer lo que le venga en gana. Ya veremos a dónde lo lleva esto. Mientras estemos siempre alertas, nunca se sabe cuándo podrá volver a sorprendernos.