Aunque nadie tiene la habilidad de desaparecer aún

Hacerse invisible; estoy seguro que en algún momento de tu vida has pensado en tener ese poder. ¿Qué harías si pudieses moverte a libertad delante de los ojos de las personas y hacer lo que quisieras sin que nadie notará tu presencia ahí? Mucho más importante, nadie te culpará y no recibirás las consecuencias por tus acciones, sean buenas o malas. Aquí es cuando la imaginación empieza a volar, y seguro que lo primero que les vino a la mente fue colearse en algún lado. En lo particular, pensé en poder cruzar emigración en el aeropuerto para poder irme del país y montarme en el vuelo de mi preferencia.

Este es un poder que, en las manos equivocadas, pudiese ser muy dañino. Me hace recordar una vieja película, El Hombre Sin Sombra, donde experimentan con una manera de volver a las personas invisibles. El problema es que no lograron revertir el efecto, y el protagonista (que se ofreció para la prueba) termina volviéndose loco y causando mucho daño, por no decir que mató a casi todo el mundo y hasta violó a una chica. La única manera de poder saber donde se encontraba este sujeto era mediante unas cámaras especiales para detectar el calor. Pero ahora tenemos algo muchísimo mejor para detectar lo invisible. Sólo nos falta a alguien con esta habilidad para probarlas como se debe.

Resulta que un grupo de Investigadores del Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona (ICFO) desarrollaron la primera cámara basada en grafeno, capaz de detectar simultáneamente luz ultravioleta, visible e infrarroja.

En pocas palabras, lo que lograron fue crear un sensor de imagen de alta resolución compuesto por cientos de miles de fotodetectores basados en grafeno y puntos cuánticos (Quantum Dots). Estas nuevas cámaras digitales son un logro como nunca antes se ha visto en este campo.

"Producir este sensor de imagen, basado en grafeno-puntos cuánticos y tecnología CMOS, no supuso llevar a cabo ningún procesado complejo de materiales ni implementar procesos de crecimiento laboriosos”, comenta uno de los investigadores, Stijn Goossens. “Resultó fácil y barato fabricarlo a temperatura ambiente y bajo condiciones ambientales, lo que significa una disminución considerable de los costes de producción. Aún más, debido a sus propiedades, se puede integrar fácilmente en sustratos flexibles, así como en circuitos integrados de tipo CMOS".

Con todo esto, sus aplicaciones son varias. Servirá para la seguridad y vigilancia, las cámaras de bolsillo y los smartphones de bajo costo, los sistemas de control de incendios, la visión nocturna pasiva y cámaras de vigilancia nocturna, los sistemas de sensores para automoción, los sistemas de imagen para medicina, la inspección de alimentos y productos farmacéuticos, la vigilancia ambiental y muchos más.

Así que si algún día un genio descubre la fórmula de la invisibilidad, tendrá más difícil pasar desapercibido gracias a esto. Cosas como estas son en las cuales se debe invertir el dinero. Tecnología que nos ayude a mejorar día a día y a contribuir con nuestra seguridad y la de otros.