PxPixel
Sony Pictures sacará “The Emoji Movie” y mis neuronas no saben si quedarse o no - Komienza | Vive tu vida al máximo
¿De pana, Sony?

 Hace poco más de una semana, Sony Pictures lanzó el tráiler oficial de su nueva película “The Emoji Movie” y, puesto simplemente, ya es demasiado. Aquí está, para los que no lo han visto, y por favor protejan a su sentido común de cualquier posible daño.

El estreno será el 28 de julio de este año, pero obviamente los venezolanos tendremos que verla el día de la pera o poco después de su estreno, en la pantalla de nuestra laptop. Pero no nos desviemos: esta es una película que intenta aprovecharse y explotar la fascinación que todo el mundo tiene por los emojis. Pero si ya todas las demás aplicaciones, teclados y todo en la vida lo hicieron, ¿por qué también sacar una película? No. Ya es demasiado.

El crecimiento de estos ideogramas ha sido imparable desde su creación en 1998, hasta expandirse a los cientos de caritas, frutas y banderas que existen hoy en día. Su uso y desuso (porque de pana hay demasiados) han sido explotados desde su nacimiento, y hemos llegado al punto en el que una película era “necesaria”. Algo así como con las Kardashians, cuando Kim era la mejor amiga/sirvienta nula de Paris Hilton y ahora toda su familia tiene un show, aplicaciones, marcas de cosméticos y hasta de ropa. Sí, comparo a los emojis con Kim porque todo se ha ido a la mierda.

En el tráiler intentan mostrar lo que es la vida de un emoji dentro del teléfono de un preadolescente que quiere conquistar a su crush. Se fumaron una y quisieron mostrar todo un mundo donde los emojis viajan a través de las aplicaciones. Una copia chimba de Wreck It Ralph.

No voy a negar mi amor por lo emojis. O sea, ¿a quién no? Pero ya ha ido demasiado lejos. Lo que más me consuela es saber que no soy la única. Cientos de personas en el mundo han mostrado su desacuerdo y repulsión ante esta nueva idea de Sony, aun cuando tendrá las voces de Patrick Stewart (haciendo del pupusito), Sofía Vergara (como la bailarina de flamenco), Maya Rudolph (de carita feliz) y James Corden (como la mano). Simplemente, es demasiado.

Por otro lado, nuestro odio no fue de importancia para la productora, quienes simplemente dijeron que “no éramos su público objetivo”. Disculpen, pero la razón por la que películas como Buscando a Nemo, Toy Story, o Wreck it Ralph tuvieron tanto éxito es porque todas las edades eran su público objetivo, pues los niños no van al cine solos.

Pero bueno, what’s done it’s done. Sólo nos queda esperar a que se estrene en julio para ver los comentarios. Mientras tanto, no sé cuál es mi show porque estoy clara que terminaré en una butaca de cine esperando escuchar la voz de Patrick Stewart haciendo de pupusito, porque esa misma curiosidad fue la que me llevó en contra de mi voluntad a ver 50 Shades Darker. Not proud.

No lo podré evitar. ¿Y tú?