PxPixel
Tengo la teoría de que leer es como vivir una relación...pero mejor porque es con libros - Komienza | Vive tu vida al máximo
Book lovers will understand.

 Tal vez les suene un poco creepy (tal vez lo sea), pero cuando se trata de libros creo que la gente subestima la experiencia que puede surgir de unas cuantas páginas impresas. Desde pequeña, después de aprender a leer el odioso “mi mamá me mima”, pude descubrir que leer es de hecho la segunda mejor actividad después de ver comiquitas. Porque no engaño a nadie si digo que era mejor que eso. Y cuando fui creciendo, me di cuenta de que también podían verse como una relación, platónica claro.

No me di cuenta de lo extraña que podía sonar esta comparación hasta que un amigo me vió con un libro súper grande (El mundo de Sofía) y me preguntó que cómo podía leer algo así con tanta naturalidad. Fue cuando le respondí que me di cuenta de que la universidad no me había quitado lo rara. Le dije que leer un libro muy grueso era como tener una relación a largo plazo. Era algo más que one night stand. Mi amigo me dijo que nunca había escuchado algo así y que sería brutal si compartiera esa teoría, así que aquí estoy.

Continué diciendo que la magia consiste en poder contar con un gran libro por un buen rato (incluso más de lo que dura una verdadera relación entre humanos) y durante esos días en los que pasas un mal rato (mentira, porque también aplica para cuando estás más feliz que nunca), no importaba porque ese libro, esa historia estaría ahí para ti. O al menos el tiempo que le alcanzara.

Tenemos que considerar que toda esta teoría aplica si no eres un lector rápido y furioso, sino que eres de esos que se toman su tiempo. Yo los llamo los lectores chill and go. Ellos son los que deciden disfrutar un libro y dejarlo formar una partecita de su vida, aprendiendo lo que más puedan de él. Porque para eso existen, ¿no? Aclarado este punto podemos proseguir con mi teoría.

Por otro lado, también consideremos los libros no tan gruesos. Pondré como ejemplo el último que leí. On The Road de mi amigo Kerouac, tiene 193 páginas y lo tomé como un romance de verano. Aunque precisamente no era un romance y precisamente no era en verano. Me refiero a que fue un amor, no duradero pero significativo.

book

Y si tu selección de libros es buena, entenderás que las historias que viven y respiran en sus páginas no son cualquier vaina. Una persona se sentó a escribirla para ti y lo mínimo que podemos hacer es dejarlos que vivan con nosotros al menos por un rato.

Ahora, si la historia tiene más de un tomo, como Harry Potter o como El señor de los anillos, podríamos casi relacionarlo con un crush que nunca terminamos de superar. To move on no es una opción, y mucho menos si sabes que la historia tiene una continuación. Se parece a algo que viví en el colegio, tbh. Pero esta vez es mil veces mejor porque se trata de libros.

En este punto sería estúpido detenerme. Una relación con un libro no sólo se basa en su grosor, sino en lo más importante: su contenido. Puedes leer una crónica o novela sea de crimen, de horror o incluso de romance e igual sentirás una conexión valiosa con esas páginas. Repito, esto sólo pasará si tu criterio de selección es aceptable, y con no aceptable me refiero a Paulo Coelho.

Vale la pena señalar que también soy fiel al libro que leo. No lo engaño con otro leyendo más de una historia a la vez. No sé, desde pequeña me pareció inmoral.

Los libros son más que unas páginas escritas. Son pensamientos, sueños e historias que te hacen pensar un poquito diferente en cada oportunidad que les permitas tener. Ésta es mi teoría y si piensas que tengo problemas, no te preocupes, eso ya lo consideré. Igual no importa porque siempre tendré un buen libro que me acompañe, ¿y tú?