Al parecer, hay una razón científica que respalda este comportamiento tan shitty .

A todas nos toca. Estamos frente al clóset y no sabemos si optar por el jean largo o el short nuevo. Luego, de forma inevitable, nos llegan a la cabeza los recuerdos suprimidos de idiotas en la calle. Los vemos gritándonos vulgaridades y acosándonos con sus necesidades básicas. Es entonces que nos decidimos por el jean y capaz un suéter largo. Muy largo.

¿Qué fuerza infernal los convence de que hacer eso de verdad es necesario? Acaso pensarán que tendrán algún chance de hacerlo o simplemente se convierten en unos desgraciados al momento de pisar calle. Yo prefiero la segunda, y los científicos opinan lo mismo.

Pero antes de proceder al laboratorio, estudiemos las estadísticas. Según la organización estadounidense Stop Street Harassment, el 65% de las mujeres son víctimas del catcalling (como comúnmente se conoce), un 23% han sido tocadas sexualmente, otro 20% de ellas han sido seguidas y el 9% han sido obligadas a hacer algún acto sexual. Sí, prácticamente salir a las calles es como saltar a una piscina de víboras.

Aunque no hay razón que justifique este tipo de acoso, resulta que sí hay varias explicaciones detrás de este comportamiento barbárico. Resulta que los hombres que apuestan por exclamar piropos corruptos en la calle tienen la misfortune de poseer una baja autoestima… I bet you saw that one comin’.

El estudio fue hecho por el grupo internacional Promundo en los países de Marruecos, Egipto, Líbano y en los territorios de Palestina. Indicó que, indeed, los tipos encargados de hacer a las mujeres sentir inseguras e inmensamente incómodas tienen un nivel de educación que llega hasta secundaria o incluso hasta la universidad. Al parecer, estos eran más inclinados a abrir su boca que los de menor educación.

Sin embargo, no es esa educación la principal razón de nuestro douchebag problem. Resulta que estos hombres educados tienen una aspiración muy ambiciosa, una gran imagen de ellos mismo que no pueden convertir en realidad. Así que estos llamados catcalling sirven para poner a las mujeres en “su lugar”, ya que sienten que el mundo les debe algo, por así decirlo.

De los 4.830 hombres que participaron en el estudio, 31% del Líbano y 64% en Egipto admitieron que le han dicho cosas a chicas en público, algunos incluso las han acosado o violado. ¿Cuales son sus motivos? La respuesta más común fue “Because it’s fun”.

street_harassment

Expertos también aseguran que este tipo de comportamiento sólo lleva a actos violentos, si no son por parte del grupo masculino, es por parte del grupo de las chicas, quienes no sienten otra cosa que resentimiento al sexo opuesto en general. Como pueden ver, todo esto causa un problema entre los sexos bastante preocupante, y en mi opinión, ya ridículo considerando que estamos viviendo en el 2017.

En muchos países existen organizaciones que se dedican a educar a las personas sobre este tema, incluso desde el colegio y con campañas en las calles. Otros países han tomado medidas. Por ejemplo, en Perú crearon una ley que criminaliza el famoso catcalling en marzo del 2015. Así que poco a poco...

Honestamente, no creo que el obrero que me gritó ayer “mami, si estás rica” tenga algún nivel de educación. Por otro lado, realmente no importa la educación que tengas. No deberías dejar de decir cosas idiotas a las mujeres, sino que deberías comenzar a comportarte como un ser humano decente. Así de simple.

Estar callado es gratis.